Quantcast
Channel: El blog de Campo (Huesca)

Aviso...

0
0

INFORMACIÓN

 

Iba a titular esta entrada AVISO IMPORTANTE, pero, aún me queda un poco de cordura y he rectificado... Simplemente quiero deciros que los Cuadernos de Campo 5, 6, 7 y 8 están ya en Casa Prats y en el Hotel Cotiella, por si os interesa echarles un vistazo.  Esta previsto que sean los últimos de la colección. Los anteriores se vendieron muy bien y no queda ya ninguno (salvo 5 ó 6 de un tema determinado, que se ve que no tiene gancho). 

Estos cuatro volúmenes se titulan: Grandes Obras y Servicios, La Sanidad, la Seguridad y la Política. Datos genealógicos y Talento y Creatividad. No son trabajos importantes hechos por  un erudito/a, simplemente ofrezco la información sobre Campo que he encontrado en Hemerotecas y Archivos. Me encantaría que os gustaran, aunque fuera un poco.




Recordándolos con todo el cariño

Previous Aviso...
0
0

 

Un año más





Campo, 30 de Octubre 2021. (Fotos de Magda, Manolo y Elisa ¡gracias a los tres!).

El causante

0
0

DE TANTOCOLORIDO

YTANTA PRECIOSIDAD







¿Es un arce rojo? No estamos seguros...

(Fotos Ángel Huguet)

Arriendo Molino

Previous El causante
0
0

 


Seira, siglo XVII


Era el día 4 de junio del año 1623 cuando el Consejo del lugar de Seira se reunió ante notario para conceder la calidad de vecino de dicho lugar a Bernat Francisco, que era natural de Las Vilas del Turbón. En dicho "Acto de vecindad" se dice textualmente:

... nos place que vos, dicho Bernat Francisco y los vuestros, podáis gozar y gocéis de todos los derechos, preheminencias, libertades, posesiones, rentas y emolumentos que los demás vecinos del dicho lugar de Seyra hemos y han acostumbrado gozar hasta el presente día de hoy”.

Se le concedía la vecindad porque iba a arrendar el molino harinero de Seira. En el referido documento se especificaban, también, todas las obligaciones que el Concejo le imponía.

Después de obtener la vecindad, Bernat Francisco firmó el contrato de arriendo del molino con su dueño, Juan Ceressa, vecino del mismo lugar de Seyra, que era quien se lo cedía en arriendo, en “feudo perpetuo y enfitéutico”. La enfiteusis era una cesión perpetua o por largo tiempo entre dos personas o entidades, por la cual el propietario (y sus sucesores) cedían el dominio útil de un bien, en este caso el molino, a cambio del pago de una renta o censo anual. Se trataba del arriendo del molino harinero “moliente y andante, con sus muelas, canales, manificios e instrumentos y aparejos combinientes y necesarios para moler, cequia de agua corriente con su pressa o azut y despedida de agua, todo contiguo y mio propio, sitio en el término del dicho lugar de Seyra, junto el río llamado la Agueta”.

Bernat Francisco o sus sucesores herederos tendrían que pagar a Juan Ceressa o a los suyos cada año, para la fiesta de San Miguel de septiembre, diez fanegas de trigo “bueno y limpio”, que debían entregarle en su casa.

Otra carga que se le imponia al enfiteuta era el laudemio o tributo que cobraría el propietario (o sus sucesores) cada vez que se llevara a cabo una enajenación. Así dice el texto:

Ittem que en caso lo querreys vender seays obligado vos y los vuestros diez días antes darme la fadiga a mi o a los míos, y si dentro de dichos diez días yo o los míos lo querremos o querrán recobrar y retener, lo podamos haber la decena parte menos del verdadero precio que hallareys. Y si no lo querré o querrán, podays venderlo y en ese caso seays obligado dar y pagar a mi y a los míos la decena parte del verdadero precio que habreys hallado por razón de luysmo y esto se haya de hacer assí todas las veces...” (que se vendiera dicho molino).

Si estas condiciones y otras que se especifican en el documento son las normales en estos casos, consideramos una condición muy curiosa la que estipula que:

- Ittem con condición que vos y los vuestros (le exige el arrendador a Bernat Francisco) no podáis vender ni agenar el dicho molino sino en personas laycas, seglares y de condición en quien el dicho treudo esé siempre seguro y no en clérigos, frayles ni religiosos, hidalgos y infanzones en manera alguna”.


Seira (Huesca)


Si se considera que el mismo arrendador era un infanzón y que el pueblo de Seira estaba bajo la jurisdicción civil y religiosa del monasterio de San Victorián, no deja de ser chocante la determinación de Juan Ceressa de impedir que el arriendo del molino pasara a manos del clero o de la nobleza, parece que es tirar piedras contra su propio tejado. Pero es que lo que más le interesaba a Juan Ceressa era contar con la renta segura del molino y eso sólo lo veía claro si se hacía cargo del molino una persona seglar... Por algo sería, los negocios son los negocios y para preservarlos todas las precauciones son pocas.

Postal de... Nueno

0
0

¡Espectacular!

Ayer, 8 de noviembre, el cielo de Nueno se puso así de bonito para despedir al sol:



y la luna apareció así:

Fotos de Angeles Navarri. ¡Gracias!

¡Ya esta aquí!

0
0

 NAVIDAD

 
en nuestra sala del
Museo de los Juegos Tradicionales de CAMPO

La Navidad ya está a la vuelta de la esquina, y Pilar Castillo y Judith Lacoma han puesto una nota de color y alegría en nuestra sala del Museo de los Juegos Tradicionales de Campo. Allí podréis encontrar hueveras Papá Noel, pingüinos, renos... vaya, una gran variedad de hueveras con decoración navideña.


    


Para evitar malentendidos, hay que decir que estas hueveras de Navidad no ocupan toda la sala, sino un pequeño espacio, desde el que esperan gustaros.
 

Muy cerca

0
0

LLERT

Paisajes




                                                  



para recordar
                                      
                                                               
Fotografías de Maribel Sesé                      

Una zarpadeta, una pizqueta...

Previous Muy cerca
0
0

y otras mediciones 

La zarpa es la mano de ciertos animales, que tiene la característica de que sus dedos no se pueden mover independientemente los unos de los otros, si no que están unidos. Dar un golpe con la zarpa, en español se dice zarpazo o zarpada.

Otro significado muy distinto tiene zarpadeta para nosotros. Digamos que  podríamos considerarla como una ·"medida de volúmen", aunque no muy exacta... Tampoco hacía falta mucha exactitud para el uso que se le daba, porque se utilizaba, más bien, como medida orientativa... Por poner un ejemplo, nadie iba a la tienda a comprar tres zarpadetas de farina, sino que se empleaba para aludir a cantidades pequeñas, teniendo una connotación de cariño. Por ejemplo:

- Ves a la Sra. María y dile si te puede dar dos zarpadetas de arroz, que he fecho curto... Ya l´en tornaré.

- María, dale a esta zagalona una zarpadeta de orellons, porque sa portau muy ben.

- La señora María, a todos los críos que pasaban por la tienda, les daba una zarpadeta de caramelos.

Para referirse a una cosa muy pequeña, material o inmaterial, también se usaba muchas veces otro término: pizca o pizqueta. No debemos caer en el error de pensar que pizca viene de pieza, sino que parece ser que deriva de pizcar (pellizcar). O sea, la traducción sería un "pellizco o pellizquito". 

- Cuando hierva la verdura, le añades una pizqueta de bicarbonato y se cocerá más verde.

- A ixa zagaleta le falta una pizqueta de gracia...

Ahora me viene a la cabeza una tontería, pero os la voy a contar. Pienso en el nombre de pizca o pizqueta que se le daba, en la época de "después de la guerra" a cada pieza de conejo, pollo, etc. que se sacaba guisado a la mesa.  Para mi que esa denominación era muy acertada, dado que se hacía referencia al tamaño. Solo hace falta recordar aquellas fuentes que llegaban a la mesa con trocitos diminutos de carne bañados en mucha salsa, que más que carne con salsa era salsa con carne.


Y, ya con este tema, y para hacerse una idea del tamaño de aquellos trozos, recuerdo que en casa de mis padres cada miembro de la familia tenía una
pizqueta asignada, determinada inexorablemente por la jerarquía familiar: mi padre y mi abuelo tenían la pierna del conejo (¿o pata?), mis hermanos Daniel y Fernando las espaldetas. Los demás, ¡sálvese quién pueda!

A mi me enchufaban la riñonada porque decían que me gustaba el riñón (no se de dónde salió tan peregrina idea), aunque, el día que me quejaba mucho, mi madre hacía aterrizar en mi plato una espaldeta, que mejor no saber de dónde había venido... aunque se sabía fácilmente viendo la cara del afectado por el cambio. Comíamos 8 ó 9 personas del pobre animal sacrificado, y aún aprovechaba mamá algunos trozos del descuartizado conejo, para  hacer el arroz de montaña con el que empezábamos la comida todos los domingos de mi infancia. El milagro del pan y el vino versión conejo.

Resumiendo, las pizquetas eran muy poquita cosa.  

 Y, siguiendo con las "medidas" y los adverbios de cantidad, recordamos algunas otras, como miaja, brenca, etc. que igual servían para decir algo que para decir nada...

- Dame una miaja (o una miajeta) de longaniza, solo pà tastala.

- Aquella moza no mos va gusta miaja.  

- Aquel día, non aveva una estapencia viva en la despensa, aunque la  teniban casi siempre a rebutir.

- No veniba por casa ni poco ni brenca.  

- Aquel zagal eba llargo como un samalandrán, ¡pero  muy curto de entendederas!

- Y aquel rato, se me va fe llargo como un día sin pan.

- Tanto di que teniva muchos estudios y no teniba brenca conocimiento.

- Van llegá al baile a las 10 de la noche, pero non aveva guaire chén...

(Pido disculpas por mi ortografía en el habla de Campo).



Noviembre

0
0


en CAMPO









Fotos de Maribel Sesé




No nos olvidemos

Previous Noviembre
0
0

 

La verdadera vida de un pueblo 


La verdadera vida, la esencia de nuestro pueblo, no se encuentra en las montañas, ni en el río, ni en las casas, ni en la tierra de cultivo... Está en la sangre y en el corazón de nuestros jóvenes. Ayer, un grupo de ellos acudieron de todas partes a Campo, para reunirse con sus amigos y celebrar juntos sus 40 y 41 años. A todos ellos,  MUCHAS FELICIDADES. Nos da mucha alegría verlos juntos.


 




Artimaña machista

0
0

Bielsa
Anna Lavilla,
 amenazada con ser acusada de bruja.



---
Era a finales del año 1626 cuando el Concejo General de la villa de Bielsa se reunió, para tratar un caso un poco especial. Aquél día no faltaba ni uno solo de los convocados, y el notario Florián Dondueño fue el encargado de levantar acta de todo lo que allí se iba a deliberar.

Se inició la asamblea recordando a los asistentes que lo que se dijera entre aquellas cuatro paredes no podía ser repetido en el exterior y que, si alguien daba alguna información a personas que no pertenecían a dicho Concejo, sería sancionado. El asunto que allí los reunía era lo suficientemente grave como para revestirlo de todas estas advertencias y formalidades.


Todo había empezado unos meses atrás cuando Juan Montaner, que tenía el cargo de jurado, propuso en un Concejo ordinario que se debía hacer una encuesta sobre los brujos, brujas y ladrones que pudiera haber en la villa para darles el castigo que les correspondiera.

En fin, tanto insistió Juan Montaner sobre la necesidad de investigar si estaba el pueblo libre o no de esas lacras de la sociedad, que el Concejo le encomendó a él mismo que iniciara las averiguaciones. Dicho y hecho, Juan Montaner empezó su tarea de investigación y lo hizo, por cierto, de un modo un poco especial. 

Como primera medida convocó a Anna Lavilla, pero no en un lugar público o a la luz del día, sino que lo hizo en casa de la viuda del Barbero Solans, en donde “él la estaba esperando ya muy de noche”. El ambiente en casa de la viuda debió ser relajado, pues parece ser que allí cenaron los tres, según se puede leer en el documento notarial, que dice: “después de haber tenido muy larga conbersación y tratado de cossas de brujas y otras en ella y sobre ella echa colación...”.

Las cosas se complicaron después, porque parece ser que a Juan Montaner se le subió la autoridad a la cabeza, y aprovechándose de su cargo quiso llevar la investigación a otro terreno: “salieron de dicha cassa y partiendo juntos a la del dicho Pasqual Ferrer (el marido de Anna Lavilla) y llegado al patio que delante de ella hay, cerraron las puertas y cerradas que havía echado el dicho Joan Montaner mano de dicha Ana Lavilla para quererla conoscer carnalmente, y que defendiéndose ella con palabras agrias le dixo que concidiese con su voluntad, que si lo hazía la sacaría del cartel de las bruxas”.

Y es aquí donde nos encontramos con el temple y la fuerza de esta mujer porque, a riesgo de ser acusada injustamente de bruja, ella no se dejó achicar ni un instante y gritó y se defendió todo lo que hizo falta y no sólo eso, sino que al día siguiente presentó una denuncia contra el tal Montaner. Las acusaciones de Anna Lavilla fueron tenidas en cuenta y, según se explica en el documento, “tenidos los demás jurados las dichas quexas y clamos y dado razón desto al Consejo particular”, se procedió a nombrar unos peritos para conocer la verdad de lo ocurrido y, finalmente, tras llevar a cabo sus averiguaciones, se le dió la razón a Anna Lavilla. Valiente fue ella y ejemplar la actitud de dicho Concejo, que no dudó en destituir a uno de sus miembros por haber hecho mal uso de la autoridad que se le había conferido.

Anna Lavilla era hija de Domenicha y de Francisco Lavilla, infanzón, y por aquellas fechas, fruto de su matrimonio con Pasqual Ferrer, tenía ya cinco hijos: Pasqual, Mariana, Ramón, Anna y Florián. Seguro que fue pensando en ellos que encontró cinco buenas razones para querer conservar su dignidad y mucha fuerza a la hora de defenderse. De todos modos, a finales de aquel año de 1626 Anna Lavilla, sin estar enferma, decidió hacer testamento, quizás tenía algún mal presentimiento...

Un buen ejemplo de lucha antimachista, no en el siglo XXI, sino a principios del XVII. 



Las primeras nieves

0
0

a final de noviembre






Fotos de Gonzalo Sanz, Pilar Castillo y Ángel Huguet. ¡Gracias a los tres!


Una postal de...

0
0

 

LLANOS DEL HOSPITAL DE BENASQUE

Para ver un poco más de nieve, podemos contemplar las preciosas fotos de Jorge Mayoral. Gracias, Jorge,  por permitirnos compartirlas.











Invasión

0
0

La noticia que ofrecemos a continuación, del 18 de junio de 1838, la hemos encontrado en dos publicaciones distintas. A "La Verdad" la había remitido el corresponsal en Barbastro el 2 de junio de 1838 y para "El Correo Nacional" la envió el mismo corresponsal el día 6 de dicho mes.

Recordemos que los hechos mencionados tuvieron lugar en la Primera Guerra Carlista, (1833-1839) y que justamente un año antes, el 2 de junio de 1837, los carlistas habían conseguido ganar la llamada batalla de Barbastro, con el infante Carlos María Isidro al frente, aunque ese triunfo duró poco tiempo. 

Carlos María Isidro de Borbón (Museo del Prado)


Publicado en  "La Verdad", el 18 de junio de 1838 y en "El Correo Nacional", el 11 de junio 1838.

BARBASTRO. 2 de junio. Del corresponsal

Invasión de la facción catalana en el Alto Aragón

Parece que el enemigo está saqueando Graus y otros pueblos del Alto Aragón. El coronel Oribe,  que se hallaba en Binefar, pasó a Tamarite, volvió a Binefar y desde allí entró por segunda vez a Tamarite. En seguida se ha dirigido a San Esteban y Fonz, a tres horas de esta ciudad. Nos persuadimos que marcha sobre el enemigo. También aseguran que ha dado orden para que los nacionales de Gandesa que no caben en Mequinenza, pasen 200 a relevar la guarnición de Fraga, cuya fuerza reforzará a su columna.

Idem 6 de idem. Las facciones catalanas, que como dije a VV. en mi última, habían invadido los pueblos de esta provincia situados entre el Cinca y Noguera, continúan en Graus y sus inmediaciones, exigiendo contribuciones y causando a sus moradores toda clase de vejaciones, Muchos de estos, que para salvar sus intereses y para no ser visitados por la canalla abandonaron sus hogares, han caído en poder del enemigo que, como nadie la persigue, recorre todos los pueblos arrebatando cuanto encuentran.

Según las últimas noticias, se dirigieron ayer por Campo al valle de Benasque, donde tampoco existen fuerzas que puedan hostilizarlos, y por consiguiente arruinarán dicho valle, que es el más pingüe de Aragón.

Ocho días hace que esta fuerza, que según buenos datos no baja de 1.500 hombres, penetró en Aragón y nadie ha venido a perseguirla, no pudiendo menos de extrañar que teniendo a esta parte las fuerzas más principales de la facción catalana, no venga alguna columna a perseguirlos, o cuando menos a obligarlos a evacuar este país, que tanto ha sufrido por estos bandidos, y que si pronto no lo socorren quedará aniquilado por muchos años.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               

Lo cotidiano

Previous Invasión

Lo que ven mis ojos,

Previous Lo cotidiano
0
0

 no es lo que yo veo

Parking del Hotel Cotiella

No se puede evitar, cuando uno se va haciendo mayor se vive la vida en paralelo a los recuerdos. Es difícil concentrarse en el presente sin tener en cuenta esos flashes del pasado que se disparan por su cuenta, a partir de un nombre, una imagen, un sonido... Y no podemos hacer nada para acallar esas llamadas de otros tiempos. Suponiendo que quisiéramos hacerlo.  

Cada vez que voy a Campo (¡poco!), tengo que centrarme y ser consciente de que el pan ya no se vende en casa Jacinta, que ya no se puede cruzar de la plaza a la calle de la Iglesia por el pasadizo de casa Aventín o de que si empujo la puerta de la casa de tía Dorita, la encontraré cerrada. Porque eso que ya no existe, es lo primero que me viene a la cabeza, ya que lo tengo supergrabado en mi subconsciente.

Y, con este preámbulo, os contaré qué es lo que veo cada vez que bajo de Campo a la carretera por la variante. 

Veo a mis dos hermanos, Daniel y Fernando, (Rober aún era muy pequeño) y a mi misma, en plan madre superiora, recién salidos de la misa dominical de las 7 de la mañana. En verano vivíamos en la serrería, que siempre llamábamos  "la sierra" (Un paréntesis aquí para decir que cuando me llevaron interna al cole y les decía a mis compañeras que una parte del año vivía en "la casa de Campo", y otra en la "casa de la sierra", las colegas alucinaban y debían pensar, "Pero, esta chica ¿de qué va?",  sin que yo supiera que ambos términos tenían otro significado aparte del que yo les daba):

Continúo con la historia: teníamos 7,  9 y 10 años y habíamos hecho la Primera Comunión aquél año y, si íbamos tan temprano era porque queríamos ir después al río y si esperábamos a la misa mayor, a las 12,  pues ya no nos daba tiempo.

Cuando llegábamos a la variante, Daniel cogió la costumbre de repetir cada domingo el mismo número. Se subía a la pared que hay bajando a mano derecha, la que va por el lado de casa Veleu hasta el hotel Cotiella. Este muro de piedra al principio no tiene más de medio metro de alto, pero, a medida que el pavimento va descendiendo, la pared va cogiendo altura. Mi hermano, se subía allí y hacía el payasito imitando a un funambulista, diciendo cosas como "Señoras y señores, admiren al gran artista! ¡Observen con que facilidad camina a metros y metros de altura!" A continuación empezaba "¡Oh! ¡Cielos! ¡Que alto se pone esto! La cosa se complica... Se está poniendo muy muy difícil...  ¡Socorro! ¿Dónde me he metido? ¿Qué hago? ¡no puedo retroceder! ¡no puedo seguir! ¿Cómo salgo de aquí? ¿Me tiro o me caigo? ¿Socorro! ¡Ayuda!" Y al final, él mismo se daba cuenta de que la broma se le había ido de las manos y pasábamos cinco minutos de máxima tensión, hasta que al final, se descolgaba del muro como podía y entonces, empezaba mi sermón, que para algo era la mayor y la responsable del grupo. Ya se sabe: "Eres tonto. Se lo diré a papá. No vendrás más", etc.

Ahora, cuando voy por la variante, veo el muro, pero recuerdo aquellos momentos, y no puedo evitar sonreírme. El "número" tenía su gracia.

Mirar la secuencia de derecha a izquierda

 

¡A prepararse!

0
0

 para la gran cita:



Parece que todavía está lejos, pero ya va a llegar dentro de quince días. Nos referimos a la noche de fin de año. Y para entonces, están organizando en Campo una supercarrera. No es necesario participar en ella corriendo, el que quiera caminar puede caminar. El recorrido será solo de 2 kilómetros, entre el casco urbano y la subida a la urbanización, que será el trozo más duro... No se trata de batir records, sino de celebrar una fiesta todos juntos y despedir el año en la Plaza Mayor, con sorteos y buen humor. Habrá premios para el mejor disfraz individual o grupal.

No os lo perdáis, ¡para Nochevieja todos de marcha! pero ¡marcha marcha!  




Paseo nocturno

Next Navidad
0
0

 Por el pueblo callado





Fotos Carlos Rozas



Navidad

Previous Paseo nocturno

Atención, hay que saber a quién se pide

Previous Navidad
0
0

NO CUALQUIER PERSONA 

CON GORRO ROJO ES PAPA NOEL

                                                                                

Hace unos años, cuando mi nieto mayor tenía cinco, vino con sus padres a pasar la Navidad a casa. El día de Nochebuena por la mañana, me faltaba  comprar todavía algunas cosas y le dije al peque si me quería acompañar. Dijo que sí, así es que nos abrigamos los dos y, al momento de salir, le apeteció ponerse un gorro de Papa Noel que yo le había comprado. Me pareció una idea estupenda.

Cogiditos de la mano, y yo sintiéndome la persona más feliz de la Tierra, empezamos el recorrido. Y pasó lo siguiente:

En cada tienda que entrábamos, como si se hubieran puesto de acuerdo todos, no faltaba nunca una persona, ya fuera cliente, dependienta o quienquiera que fuese, que no dijera al vernos: "¡Hombre! ¡Pero si ya está aquí Papá Noel! ¡Por favor! Acuérdese de lo que le he pedido, ¿eh? que he sido muy bueno".  Aunque había pequeñas variaciones en todas las intervenciones de los amables espontáneos, básicamente decían lo mismo: "¡Pero si está aquí! ¡Que ganas tenía de conocerlo! ¿Se acordará de pasar por mi casa para traernos los regalos? ¡No se olvide! ¡Por favor! ¡Acuérdese, somos cinco!", etc. etc.

Después de haber oído ya cuatro o cinco mensajes, a mi nieto se le fue poniendo carita de pena, y me dijo:

- Yaya, yo me saco el gorro.

- Pero ¡si estás muy guapo! - le dije- y la gente está contenta de verte.

- Sí, pero yo no soy Papá Noel, y estarán tristes si no les llevo los regalos. ¡Y yo no se los puedo llevar! ¡Soy un niño!

Además de guapito, bueno. 

.


La fogata no falla

0
0


 EN LAS NAVIDADES DE CAMPO







Estas fotos son de diferentes autores, a los que agradecemos que nos permitan compartirlas.

El mismo escenario

0
0

DIFERENTE PERCEPCIÓN 


Angel Huguet 






Ana Samblancat




La San Silvestre de Campo

0
0

 Empieza con sol y acaba de noche


Hoy, día 31 de diciembre, ha tenido lugar la anunciada carrera de San Silvestre programada para este día. Es el primer año que se celebra en Campo, y ha habido 100 inscritos ¡un éxito! Ha comenzado a las 4 de la tarde, con un sol muy agradable, y ha terminado cuando ya se había ocultado. El recorrido era de dos kilómetros. Hasta la residencia de mayores.














Los ganadores de la prueba han sido:

Categoría femenina.- 1: Kristina Kopecka (Fraga), 2: Martina Serra (Campo), 3: Julia Ballarín (Campo).

Categoría masculina.- 1. Jaime Ayala (Logroño), 2: Beltrán Ayala (Logroño), 3: Javier Lacorte (Campo).

El premio al mejor disfraz se ha concedido al grupo de los renos.

Toda esta información, así como las fotografías, se la tenemos que agradecer a Angel Huguet, que al hacer sus reportajes para el Diario del AltoAragón, no olvida hacernos partícipes de aquello que concierne a nuestro pueblo ¡Gracias, Angel!

Cuando la gran carrera

0
0

 llegó a la Residencia de Mayores de Campo


Os hemos comentado ya cómo fue la carrera del pasado 31, fin de año,  y también os hemos ofrecido algunas imágenes de cómo se desarrolló. Ahora os mostraremos cómo fue recibida esta manifestación deportiva por las personas alojadas en la Residencia, que animaron y vitorearon a todos los participantes. 





Mejor acogida ¡imposible! Felicidades por esta iniciativa, que ha brindado distracción a tantas personas. 

Los santos barbudos

0
0


 SAN ANTONIO ABAD 


 
Ventanitas de la puerta de la ermita desde donde se ve el interior. Manolo Garanto. 


Campo, que carece de muchas cosas pero tiene un trazado que lo convierte en paradigma del pueblo perfecto (tal vez he ido demasiado lejos....) tiene, en cada una de las entradas  de su núcleo urbano, una ermita. Una de ellas está dedicada a San Sebastián, al que se recurre para implorar protección de la peste y otras enfermedades de la población, y otra a San Antón, que es el patrón de los animales.

Pertenecen ambos santos al grupo conocido como los Santos Barbudos, que aparecen en el santoral desde el día 15 de enero, con San Pablo eremita, y se suceden en el calendario hasta una semana después. La celebración de San Antón es el 17 y la de San Sebastián el 20.

Como estos días suelen ser los más fríos del año, se asocian los santos barbudos (todos ellos las lucen bien espesas) a las crudas temperaturas invernales, y no faltan refranes y dichos para hacer referencia a ello.

En otros apartados de este blog, hemos comentado como se celebraban estas festividades en nuestro pueblo. Se puede consultar San Sebastián, etc...  


Fotos de Manolo Garanto. ¡Gracias!

Y un recuerdo a la arcada con pedrizo que lucía la iglesia, donde, entre otras cosas, a los niños del pueblo les encantaba jugar.  







Latest Images