Quantcast
Channel: El blog de Campo (Huesca)
Mark channel Not-Safe-For-Work? cancel confirm NSFW Votes: (0 votes)
Are you the publisher? Claim or contact us about this channel.
0
Previous Article Next Article

A la fuente

0
0

A buscar agua,

a merendar,

a pasar el rato 

Hace unos cuantos años, digamos para ser más exactos en la década de los 50, 60 y principios de los 70 (antes no lo sé, y después tampoco), los vecinos de Campo dedicaban mucho tiempo y muchos pasos a ir a las fuentes que había en torno al pueblo.  Se iba allí a buscar agua, pero también era una manera de hacer una buena caminata, merendar con la familia o los amigos y pasar un rato agradable.

La fuente de la Coma.- Era y es la más apreciada. Esta a cierta altitud en la montaña del Obago y se subía por un empinado camino. Posteriormente se hizo una pista, que permitía llegar hasta muy cerca de la fuente con automóvil. Desde allí arriba, se disfruta de una bonita vista de nuestro pueblo, con el Cotiella al fondo y el Rialgo, abajo, en primer plano. 

La fuente del Chorro, o del Churro.- Situada en la antigua carretera de Campo  a Murillo, poco antes de llegar al puente roto que conducía a Navarri. Sale por un caudaloso chorro, directamente del interior de la roca del Obago 

Fuente de Catalina.- Se encontraba en una finca de la familia de Justo Catalina. Salía el agua a poca altura del suelo, lo que no permitía llenar las garrafas fácilmente. Este lugar, tenía la gran ventaja de que era de fácil acceso para niños y personas mayores, y por eso muchos grupos familiares la elegían para ir a merendar y pasar un rato al aire libre. 

Fuente de las Comadres.- Se encontraba a la derecha de la carretera que llevaba a Murillo de Liena, creo que era una filtración del agua de la Coma. Salía poco caudal de agua y a poca altura.

Por la mañana iban a la fuente aquellos vecinos que disfrutaban yendo a buscar agua buena para la familia y, de paso, atendían las peticiones de amigos y conocidos... Estos voluntariosos y voluntariosas transportistas, caminaban rápido y llevaban un par de garrafitas en cada mano. Muchas veces recurrían a un "remolque" de tres ruedas, que había que empujar, y así aprovechaban bien el viaje. 

Por las tardes ya era otra cosa. Los que iban a la fuente eran bulliciosos grupos familiares o de amigos, cargados con pocas garrafas pero con algunas cestas, donde llevaban la merienda, chaquetas por si refresca, gorras por si les da el sol, etc. Las señoras iban vestidas un poco "casual", pero arregladas, y los varones de cierta edad llevaban sombrero y se ayudaban de un bastón, que hacía elegante. Todo el mundo se saludaba y se intercambiaban las frases de rigor:

- ¿Ya nos habéis dejado un poco de agua para nosotros -preguntaban jovialmente los que iban a la fuente- o os la habéis bebido toda?

-  Tranquilos -contestaban los que volvían- que aún queda. No os la beberéis toda, no...

Y así, con la excursión a la fuente, pasábamos una tardes estupendas por el importe de 0 pesetas...


Escándalo

0
0


 y penitencia


La historia de hoy no tiene protagonistas, bueno, me explico, tiene protagonistas pero no son IDENTIFICABLES. Y.. ¿por qué? Pues porque les he cambiado el nombre. Y... ¿por qué? Pues porque aunque los hechos sucedieron hace casi 300 años, en 1745, los apellidos que se mencionan son los mismos que todavía persisten en Campo y no queremos que por culpa nuestra se haga la conexión entre unas y otras personas. Tampoco es que se trate de una acción criminal ni nada vergonzoso... Bueno, mejor vamos a explicar de qué va.

A mediados del siglo XVII, dos jóvenes de Campo, a los que llamaremos Joaquín y Theresa, daban mucho que hablar a sus vecinos porque no podían disimular que se gustaban y, aunque esto podía ser algo normal, el problema estaba en que eran primos hermanos, pues sus madres eran hermanas. Cada día que pasaba la situación se hacía más explosiva y, como se decía antaño, "tanto va el cántaro a la fuente", que al final pasó lo que era de esperar que pasara y Theresa se quedó embarazada.  Poco después, todo el vecindario se enteró de que había sufrido un aborto, involuntario según su familia.


Ante tal escándalo, Joaquín y Theresa decidieron pedir una dispensa papal para poder casarse y acallar las murmuraciones. En la declaración que presentaron explicaban que "con su trato e inclinación del uno al otro, y a fin de casarse, llevados de su pasión y fragilidad se conocieron y tuvieron trato carnal, del cual y sus accesos resultó haberse hecho preñada la dicha Theresa...".  así las cosas, Joaquín quería "cumplir con tan justa obligación y que la dicha Theresa no quedase difamada, y le prometió su palabra de matrimonio y acudir a su santidad a solicitar la dispensación conveniente".

Considerando el escándalo que habían montado, se autorizó su matrimonio para acallar las murmuraciones, pero se les impuso una penitencia.

Durante tres meses Theresa tendría que "oir misa y también rezar parte del rosario de rodillas, y si algún día por impedimentos no pudiere desempeñarlo, deberá reemplazarlo con otro, de modo a completar los tres meses".

Por lo que respecta a Joaquín, la penitencia impuesta era la siguiente: "Que por espacio de tres meses continuos, toque las campanas de la Iglesia Parroquial del lugar de Campo, tarde y mañana, a las oraciones. Cuide de la lámpara que alumbra en dicha iglesia el Santísimo Sacramento, atizar y componerla diariamente y barra la Iglesia todas las vísperas".

Además:

Joaquín y Theresa deberán "oir y asistir a misa el primer día festivo en la Parroquia de Campo, siendo puestos embozados sobre la grada de la misma parroquia, en pie, sin capa ni mantilla, con una vela o candela encendida cada uno en sus manos, sin arrodillarse sino al tiempo de la celebración de la Sagrada Hostia y, concluida dicha misa en dicha forma atento quede dispensado dicho impedimiento de parentesco...". 

Por una vez, nos parece que la penitencia impuesta al novio era más dura que la que le tocó hacer a la novia... De todos modos, bien está lo que bien acaba y esta historia tiene final feliz, porque sabemos que Joaquín y Theresa se casaron, tuvieron varios hijos y vivieron muchos años.

  

Calbera (Calvera)

0
0

Algunos datos de este apellido:

Francisco Calvera, labrador de Campo, vende en 1695 una propiedad a Martín Revilla, tejedor, que éste compra por 1240 sueldos jaqueses.
Martín Revilla se casó con Mariana Calvera, cuya filiación exacta no conocemos (aunque probablemente era hija de Francisco Calvera), el 28 de enero de 1703. Fueron los padres de Lorenzo Revilla Calvera y  Anna María Revilla Calvera.
                                                         
Gustave Majer

Josep Calbera se casó con Angela Lacorte y, un hijo suyo, llamado Marcial Calbera Lacorte, nacido en Campo, fue notario. Marcial nació el 12 de abril de 1716 y se casó con Theresa Lascorz Abentín en La Buerda, el 16 de abril de 1705. Theresa era hija de Joseph Lascorz Cabero y Josefa Aventín Fumanal, siendo la profesión de Joseph Lascorz también la de notario. De este matrimonio nacieron:
Theresa Calbera Lascorz 
- Josefa Calbera Lascorz, nacida el 12 de abril de 1716 en Campo, siendo sus padrinos Manuel Serena y Josepha Ballarín. Se casó el 11 de abril de 1736 en Campo con Francisco Canales Galindo, actuando como testigos del enlace Joaquín Sanz y Pedro Galindo, de Campo. Fueron los padres, entre otros hijos, de:
1) Francisco Pedro Canales Calbera, nacido el 4 de febrero de 1737 y casado con María Teresa Garuz Altemir en Las Vilas, el 22 de noviembre de 1762,
2) María Teresa Canales Calbera, que contrajo matrimonio con Juan Campo Peiret de Navarri. 
3) Pedro Antonio Canales Calbera, nacido el 26-4-1745 y casado con María Teresa Costa Pena, después de haber obtenido Dispensa.

CHÍA

Figura también en nuestro estudio familiar, una MARÍA CALBERA casada con Francisco Vidaller, de la que no estamos seguros si pertenecía a la rama de Chía o a la de Sahún, aunque estaban emparentados entre ellos. Esta familia, en el siglo XVII se vio envuelta en un asunto espinoso. Se trataba de lo siguiente:
ANTÓN CALBERA, de Chía, labrador, murió habiendo hecho no un testamento, sino dos, con distintos beneficiarios. Así las cosas, se presentaron ante el notario por una parte  Pedro Calbera, habitante en Chía y Matheo Calbera, habitante en Villanova, y por la otra, Juan Cortina, Isabel Juana Calbera y Ana Cortina, declarando que entre ellos había habido problemas a raíz de la existencia de esos dos testamentos, pero que estaban dispuestos a llegar a un acuerdo.

"Ha habido en años pasados diferencias y pleytos sobre la sucesión y otras pretensiones, en los bienes que fueron y quedaron por muerte del quondam Antón Calbera, labrador, vecino que fue de dicha villa de Chía, originadas parte de dichas diferencias por haber muerto aquél con dos testamentos con mucha ambigüedad e incertidumbre, cual había de subsistir, y también por otros motivos y fundamentos y para evitar enfados y aclarar aquellos sin pleytos y espensas....".

Enfín, para solucionar el problema los interesados nombraron a Antonio Torrente, notario real domiciliado en Campo, y a Jacinto Lanao, notario real domiciliado en Ainsa, para que "entrambos amigablemente mediante su sentencia arbitral decidieran, absolvieran, condenaran y pronunciaran lo que mejor les pareciese para la decisión de dichas pretensiones y diferencias".

Esta fue la decisión a la que llegaron las dos partes, un 6 de septiembre de 1658.

Dos amigos

0
0

   

muy diplomáticos 


Mi abuelo Juan Brunet y su buen amigo y vecino, el Sr. Francisco Mur, de casa Galindro, estaban todo el día juntos. Con los demás eran bastante comedidos, pero entre ellos eran muy dicharacheros y se pasaban horas hablando, en el patués de Campo, desde luego,  enriquecido con todo tipo de expresiones y adornos retóricos acostumbrados.  

Ya en los últimos años de su vida, un día visitó el párroco de Campo a mi tía Dorita, como había hecho ya con la hija del Sr. Francisco, y le comentó que iba a venir el obispo de Barbastro en visita pastoral a nuestro pueblo y había manifestado su interés por saludar al abuelo y a Francisco, pues eran los más viejos del lugar. Quería saber si a ellas les parecía oportuno. Ellas dijeron que sí y los "seleccionados" también dieron su conformidad:

- Que venga, aquí mos encontrará -sentenció mi abuelo.

Y se fijó día y hora para la entrevista. La reunión sería en casa de mi tía.

Llegado el día "D", los pusieron lo más elegantes posible y se procedió a aleccionarlos un poco, porque, la verdad, aunque eran muy buenas personas y respetuosos con la religión, resulta que tenían la lengua un poco desatada, y, como era costumbre en aquella época y lugar, soltaban sin darse cuenta muchas maldiciones y palabras malsonantes. No me parece bien repetirlas, pero digamos que casi todas empezaban por "mecagüen". 

Un momento antes de que llegara el obispo, mi tía colocó algo de comida "para picar" sobre la mesa, y mi abuelo puso una jarrita de vino de un "tonelet" especial que tenía, y a mi hermano Rober se le ocurrió poner debajo de la mesa camilla, una registradora para ver si podíamos enterarnos, "a posteriori" de lo que habían hablado los tres tertulianos.

Ni que decir tiene que cuando terminó la entrevista y el obispo, muy contento y satisfecho se despidió,  nos precipitamos a escuchar el casette para ver si aquella pareja habían pasado la prueba,  y lo que oímos nos hizo saltar las lágrimas, de risa.

La conversación había sido amena y distendida,  eso sí, pero los muy tunantes habían sido muy falsos: se habían dedicado a nombrar, entre suspiros, a toda la Corte Celestial (a saber las caras que pondrían...). Nunca habíamos oído tanta jaculatoria, pues cada dos palabras soltaban un "¡Bendito sea Dios!", "¡Alabada sea la Virgen!", "Dios no quiera...", "Que la Virgen del Pilar nos ayude...", "La Virgen de la Carrodilla nos guíe..". etc etc, pero de taco ¡ni uno!

Y es que como bien dijo el abuelo, sabiendo lo que la gente quiere oír, no cuesta nada tenerlos contentos, ¿para qué les vas a dar mal rato llevándoles la contraria? Ni ellos cambiarán de idea, ni a ti te van a convencer de nada.

Diplomacia en estado puro. Y ganas de vivir tranquilo. 

                                                          Juan Brunet y Joaquín Mur

      

La madera del árbol

0
0

la LABOR del hombre

La saca.- Una vez cortada la madera en el monte, se arrastraba con machos desde el lugar de la tala a pie de pista, donde se transportaba por cable, tractores, camiones o por el río, hasta las serrerías (o cerca, cuando bajaba por el río).



Una vez en la serrería, la madera se cortaba, se serraba, se transformaba,  se almacenaba, se vendía... 



Así pues, la función de las serrerías era transformar la madera "en rollo" en la pieza exigida para la función a la que iba a ser destinada: vigas para la construcción, traviesas para los ferrocarriles (se hicieron muchas después de la guerra), postes para los tendidos eléctricos, palets para fábricas... mientras los carpinteros se dedicaban a abastecer de muebles los hogares de Campo y alrededores...


(Vehículos: Eugenio Campo, de Monzón, y Joaquín Canales y Daniel Fuster, de Campo. Fotos M. J. Fuster)


Sin carretera

0
0

Carretera de CAMPO a SEIRA CORTADA POR OBRAS


Queremos comunicar que la carretera N-260 de Campo a Benasque, concretamente desde Campo a Seira, quedará cortada al tráfico desde el 1 de octubre al 30 de noviembre. No se permitirá el paso de ningún vehículo, salvo los de emergencia.

Próximamente ofreceremos más información.

============================

Aprovechamiento de la madera

0
0

 Materia madre,

Más que prima…



De la madera no se desperdicia nada. En los años 50, 60 o 70 del siglo pasado, que suena a prehistoria pero son los que viví, de la madera cortada y aserrada se obtenían costeros (la parte exterior del tronco), puntas de tronco, trozos irregulares procedentes de la manipulación, serrín, virutas... Algunos de estos residuos se llevaban a las fábricas de papel para transformarlos en pasta de celulosa, con otros se fabricaban chapados y conglomerados; la leña era aprovechada como combustible, así como las astillas, virutas y el serrín, con el que se "cargaban" muchas estufas en Campo. El serrín también era usado para la limpieza en establos y grandes superficies, por su poder de absorción, y también en agricultura tenía y tiene, muchas aplicaciones. 

Desde antiguo, el hombre ha construido con madera, como se ha dicho repetidamente, desde la cuna hasta el ataúd para familia: desde las vigas hasta los techos y los suelos; las puertas, las ventanas, las mesas y las sillas de su casa. La ha utilizado para fabricar utensilios domésticos, herramientas de trabajo, bastones (ganchas) para la gente que caminaba con problemas, carros y tartanas para transportar personas y mercancías.... Y con madera no solo se cubrían las necesidades básicas, sino que con ella se encontraba la manera de hacer la vida más divertida o más bella, como construyendo juegos y juguetes,  obras de arte y artesanía, instrumentos musicales o, incluso, convertida en fuego, acompañar algunas celebraciones, como San Juan o Nochebuena.

En Campo, en el siglo XIX floreció una importante artesanía dedicada a la elaboración de cucharas, con la que se fabricaron miles de ellas, además de otras piezas de uso doméstico, que se comercializaron por toda España y que  dio trabajo y recursos a muchas familias.

Varios vecinos, a lo largo de los años, han tenido su taller de carpintería en Campo, desde donde atendieron las necesidades locales. Y dos serrerías, que trabajaron activamente después de la guerra, hasta poco antes de acabar el siglo pasado, formaron un núcleo industrial que pudo ofrecer trabajo a personas de nuestro pueblo y su entorno.

Y, desde luego, todas estas aplicaciones que se le dan a la madera no pueden hacernos olvidar muchas otras, como son las que proporcionan los troncos de los árboles vivos (corcho, resinas), los frutos, sus hojas... Para concienciar a la sociedad de la importancia de los árboles, en la primera mitad del siglo XIX se popularizó la Fiesta del Árbol, en la que se implicaban escuelas, ayuntamientos y otras instituciones, colaborando todos los vecinos.
   
Carro hecho en Campo. Foto de Antonio Castel

Constructores de carros. Foto de Daniel Mur
Virutas en la serrería Fuster


 

Estufa de serrín

Artesano de Viu en la Feria de la Artesanía

Joaquín de Mur en el Museo de los Bastones


Juego de las Birllas

Barbería miniatura. José Sesé

Daniel Fuster

Pepe Canales


Instrumentos de música

La fogata de Navidad
  
Fiesta del Ärbol (¿1927?)


Article 0

0
0

 

Campo


Origen de los Aventín de Campo

 

 

Escudo de los Aventín de Campo

   

El apellido Aventín no es muy frecuente en España. Los que aparecen en nuestro estudio están localizados en algunos pueblos altoaragoneses, como, Barbaruens, Campo, Foradada, Graus, Güel y Puebla de Roda, aunque, probablemente, debe existir en otros lugares. Creemos que el apellido de nuestra tierra tiene su origen en el santo galo San Aventín de Aquitania.

Esto es, brevemente expuesto, lo que hemos descubierto como resultado de nuestra investigación.

  

En Francia se veneran:

 

Saint Aventin de Chartres, obispo de Chartres. Se retiró a Chateaudun y allí vivió como eremita, falleciendo en el año 520.

 - Saint-Aventin de Tours,  nacido en Inglaterra a mediados del siglo XII. Fue discípulo de santo Tomás de Canterbury con el que acudió al concilio celebrado en Tours (Francia) en el año 1163. Cuando fue asesinado santo Tomás, se instaló cerca de Tours, en Saint-Pierre de Vençay, donde vivió haciendo penitencia. Gozó de tanta fama que al morir en 1180  los habitantes cambiaron el nombre del pueblo por Saint-Aventin.

 - Saint Aventin de Troyes, limosnero del obispo de Troyes hasta que se retiró a vivir como ermitaño, en un lugar que tomó después el nombre de Saint-Aventin. Murió alrededor del año 538.

Saint-Aventin. Francia. M. J. Fuster

  - Saint Aventin de Aquitanie, nacido el año 782 en el pueblecito Saint Marie, a 5 km. de Luchon, en el valle de Larboust. Su familia pertenecía a la oligarquía local. Siendo joven se retiró a hacer penitencia a una ermita. Lo musulmanes lo decapitaron y, desde el primer momento, se le atribuyeron milagros. Cuenta la leyenda que después de haberle cortado la cabeza, él mismo la cogió entre sus manos y caminó durante unos metros, hasta que cayó al suelo, donde fue enterrado. Este milagro se atribuye a los santos a quienes se les da el nombre de cefalóforos, aquellos que, después de haber sido decapitados, sostienen su propia cabeza entre las manos. El escudo de los Aventín lleva una cabeza decapitada.  

Saint-Aventin (Francia). M. J. Fuster


Ribagorza:

En el siglo X, Bernardo Unifredo entró en Hispania para hacer frente a los musulmanes, por mandato de Carlos el Simple, de la dinastía carolíngea. En el año 916 consiguió la expulsión del valle de Isábena de las gentes que obedecían al caudillo oscense y logró independizar la Ribagorza del Pallars.


Roda de Isábena. M. J. Fuster.


A mediados del siglo X se creó la sede episcopal de Roda de Isábena, dependiente de la mitra de Narbona. Se reedificaron monasterios que se pusieron bajo la autoridad del obispo rotense, como el de Obarra, y se crearon nuevas iglesias.

La repoblación de las zonas que habían quedado desiertas tras la ocupación musulmana, en un primer tiempo se llevó a cabo  de forma espontánea, por hombres que ocupaban y señalaban la tierra que iban a cultivar, instalándose allí con sus familias. Este sistema se conocía como aprisio o  presura y permitió que poco a poco se fueran repoblando las áreas del Urgel, Pallars y Ribagorza.

 Se incentivó a la población del sur de Francia, especialmente a los hispani (refugiados en suelo francés de origen español) a colonizar las tierras del norte de la Península. Eran hombres libres que, a cambio de la libertad de la que gozaban, tenían que hacer frente a su propia defensa y atendían por si mismos a la construcción y dotación de un lugar de culto en los lugares donde se asentaban.

Saint-Aventin (Francia). M. J. Fuster

 

En Francia en el siglo XI, se encontró el lugar donde estaba enterrado el cuerpo de San Aventín de Larboust. Hacía tres siglos que había sufrido martirio y era muy venerado por sus paisanos, pero se desconocía el lugar de su sepultura. Cuando se descubrió, se levantó allí mismo una ermita y en Saint Marie, en el lugar donde el santo nació y vivió con sus padres, se edificó una iglesia que le fue dedicada. A partir de entonces se cambió el nombre del pueblo y pasó a llamarse Saint Aventin.

En la Edad Media se manifestó una gran devoción por los santos locales y, no es de extrañar que los franceses que cruzaban los Pirineos, introdujeran el culto de sus santos en los lugares donde se instalaban.

La instauración  del culto  de San Aventín se  llevó a  cabo durante la colonización de las tierras desiertas de Ribagorza, como lo muestran algunas pequeñas iglesias construidas entonces.  Esas primitivas iglesias se encuentran todas a pocos kilométros de la frontera. Desde el pueblo de Saint Aventín, en Francia, llegarían cruzando el Puerto de Benasque, paso natural entre Francia y España durante siglos. Las iglesias al santo datan del siglo XI o XII y fueron vinculadas al monasterio de Obarra. Podemos citar:

 

Saint-Aventin a la izquierda de Bagneres-de-Luchon
- Bonansa: la ermita se alza en la cumbre de un cerro  y está considerada la iglesia más antigua dedicada a San Aventín, de origen castrense, algunos autores la datan en el siglo XI. 
Sahún: situada en una finca particular en el término de Sahún.
Casas de San Aventín (Huesca). Santiago Ricarte

- Casas de San Aventín: se encuentran al este del pueblo de Torre la Ribera y tienen una capilla de origen románico, muy modificada en el siglo XVI. Están situadas a 5 Kms. de Biescas de Obarra y a igual distancia de Beranuy.

 - Montanuy: alrededor del pueblo se encuentra un monte denominado San Aventín y en su cumbre hay una capilla bajo la advocación del santo. Junto a ella una casa con una capilla, dedicada a la Virgen de los Dolores.

 - Erdao: es una pequeña aldea del término de Graus. Su parroquial es una construcción lombarda del siglo XI dedicada a San Aventín.

  

El dominio de Obarra alcanzó su máximo desarrollo en el siglo XI, con la ocupación del soberano pamplonés Sancho III el Mayor, que ya había procedido a la conquista de Sobrarbe y la zona del Esera.

Obarra pasó a depender del monasterio de San Victorián, en el Sobrarbe, en el año 1076. Después de algunos años en los que el abad de San Victorián desempeñó también el cargo de prior de Obarra, se pasó  a desdoblar las dignidades de abad y prior, aunque los núcleos más importantes siguieron sujetos a la administración directa de la abadía de San Victorián. Concretamente, Obarra perdió las villas de Magarrofas, Torre la Ribera, Villar, San Aventín, Racons y Brallans, que pertenecieron a San Victorián.

 

Hombres y familias ubicados en torno al monasterio de Obarra, fueron repoblando durante el siglo XI y XII todo el área de Nocellas, Valle de Lierp, Valle de Bardaxí, hasta Campo, en una clara progresión de asentamientos hacia el oeste, acercándose así al nuevo centro de poder: San Victorián.

 

Casas de San Aventín. Santiago Ricarte.

El apellido


Los datos consultados sobre los Aventín instalados en Campo, que durante muchos años llevaron el nombre de San Aventín (con las vacilaciones ortográficas que siempre se daban: Santaventi, Santa Aventi) bien podría ser considerado toponímico, porque hacen referencia al linaje procedente del lugar de San Aventín o las llamadas Casas de San Aventín. Estas casas se encuentran ubicadas, como hemos señalado, en el valle del Isábena, en una solana al norte de Villacarli, a 1180 m. de altitud. Son en realidad dos casas y junto a la principal se levanta (más bien, se derrumba) una iglesia románica, en la que se hicieron importantes transformaciones. Al tratarse de un lugar que pertenecía a una sola familia, aunque vivieran allí otras personas ajenas a la misma,  cuando se instalaban en otros sitios, se hacia referencia a ellos mencionando el lugar de donde eran originarios. Y es que, como en aquella época los apellidos no estaban fijados todavía, cuando se tenía que identificar a una persona se hacía con su nombre de pila y a continuación con la mención del lugar de procedencia.  El escaso número de moradores en el núcleo inicial fue la causa de su débil expansión por otros lugares y de que el apellido se encuentre únicamente en un área geográfica muy reducida.

 

Interior de la iglesia de Casas de San Aventín. Santiago Ricarte 


En el Fogaje de la población de Aragón del año 1495, encontramos mencionados en Campo: Arnalt de Santa Venti, bayle y Domingo de Santa Venti. En Morillo de Liena se cita entonces a Mossén Pedro de Sant Aventi. En el mismo Fogaje, perteneciente a Torre de la Ribera, figura la Casa de Sant Abenti, del lugar de "Sant Abenti". Insistimos en que, aunque la grafía varía, es evidente que se trata del mismo nombre.

Así lo volvemos a encontrar en el Concejo General de Campo, en 1528, en el que figuran: Joan de Sant Aventín, fidalgo y Arnalt de Sant Aventín también fidalgo.

 

Sin embargo, en una dispensa de matrimonio del año 1641, solicitada por Pedro Abentín, de Campo, para casarse con María Pueyo, de Toledo (Huesca), encontramos ya el primer escrito en el que aparece asimilado «Abentín» como apellido y donde ya no se menciona el “san”. No en vano las directrices del Concilio de Trento (1543-1563) fueron determinantes para la fijación de los apellidos, al establecer el sistema de transmisión de los mismos por vía paterna. Además, se estableció la obligatoriedad de llevar los « Cinco Libros » en todas las parroquias, en los que había que hacer constar bautismos, matrimonios, defunciones, confirmaciones y cumplimiento pascual. A partir de entonces, el sistema de identificación del individuo ya no se basaba en el lugar de procedencia u otra seña personal, sino que correspondía al nombre de pila que le daban en el bautismo, más el apellido del padre.

 

En la mencionada dispensa del año 1641, se remontan los datos genealógicos cuatro generaciones, lo que nos permite conocer que Pedro Aventín, el solicitante, desciende de Pedro Aventín, 1° de ese nombre, que vivía en Biescas de Campo (entre las Casas de San Aventín y Campo), y que un hijo suyo, Pedro Aventín, 2° de ese nombre, se instaló en Campo en 1575, donde tuvo un hijo llamado Felipe Aventín, que fue el padre del Pedro Aventín, 3° de ese nombre, el solicitante de la dispensa. 

 

Podemos concluir que, dada la relación de los Aventín de Campo con las Casas de San Aventín y la de este lugar con el santo galo, no se puede negar el origen francés del apellido Aventín. 

 

Santos cefalóforos


Este trabajo lo habíamos presentado en una web que teníamos de Campo, ahora lo traemos al blog para tener toda la información de nuestro pueblo reunida.

El abuelo se pone chulo

0
0

y quiere ir a la moda

Mi abuelo Daniel era muy presumido, y le gustaba lucir "palmito". Para algo se había casado con la hija del molinero, que había sucumbido a su buena planta. Al abuelo, trabajar trabajar no le llamaba mucho la atención, pero hablar y cultivar las relaciones sociales sí, era lo suyo.


Daniel se quedó viudo en 1947 y mis padres se fueron a vivir con él. En casa ejercía de máxima autoridad, no porque lo exigiera él, sino porque mi padre así lo establecía. De todos modo, para ser sinceros, alguna que otra vez hubo que pararle los pies.

Recuerdo que, en el otoño de 1960, cuando empezaron a llegar los primeros fríos, un día mi madre le dijo al abuelo:

- Ya ha empezado a refrescar, tendrá que coger el abrigo cuando vaya al bar de Mariano por las tardes.  

¿Qué abrigo?  

- Pues el suyo -dijo mi madre.

- Yo aquél abrigo del año pasado, y del otro y del otro, no me lo pongo más.

- Pues, ¿por qué no se lo ha de poner? ¿qué le pasa a ese abrigo, si es bien bueno?

- Yo no digo que sea malo -replicó mi abuelo- pero me sobra abrigo por todas partes, de largo y de ancho.

- Pues haberlo dicho, hombre, haber dicho antes que se lo subiéramos un poco, y no esperar a última hora...  - y mi madre se iba acelerando.

- ¡Que no se trata de subirlo un poco! - gritó mi abuelo- ¡Que me sienta mal porque tiene un corte antiguo! Eso no se arregla con un centímetro más o menos de largo. Y no me lo pienso poner más, ya lo sabéis, no tengo ganas de hacer reír a la gente.

Cuando mi abuelo se marchó, mi padre le dijo a mamá:

- Ni una palabra más sobre el abrigo. Que se lo ponga si quiere, y si no, que vaya sin abrigo.

Así pasaron unos cuantos días. Bastantes. A la hora de ir al bar por las tardes, mi abuelo,  se plantaba delante del espejo del armario del recibidor y empezaba ostentosamente a darle vueltas a su bufanda alrededor del cuello. Luego se la subía para arriba, para taparse la boca y salía a la calle como un pobre huerfanito, sin ninguna protección.

Un día que el frío se dejó sentir más, y el viento y la lluvia azotaban con fuerza tejados, puertas y ventanas, el abuelo salió como cada tarde al café, pero cogió el abrigo, que desde hacía ya casi un mes estaba en el armario del recibidor.  Nadie dijo nada, ni él, ni mi madre, ni mi padre... Pero el abuelo ya no se miraba en el espejo antes de salir casa.  

  



Vamos de excursión

0
0


Barbaruens


Vivimos siempre tan ensimismados en nuestras cosas, que no encontramos tiempo de levantar la cabeza y mirar alrededor. Y digo que no tenemos tiempo por no decir curiosidad o interés, que es mucho peor.
¿Cuántas personas de Campo han estado en Barbaruens? Todos nosotros hemos oído hablar de este lugar, algunos de nosotros hasta tenemos antepasados que eran de allí; además, no está lejos y, sin embargo, no lo conocemos.

Hace algunos años llegué hasta Barbaruens para visitar  el monasterio de San Pedro de Tabernas, bueno, lo que queda de el. El paisaje que se podía contemplar era sobrecogedor, impresionante, pero como no encontramos a nadie con quien hablar, nos parecía que éramos unos intrusos, y no queríamos invadir la intimidad de las personas que suponíamos, estaban en sus casas. Al final vimos a un chico, muy amable, con el que hablamos un poco y, después, nos volvimos por donde habíamos ido. Siempre me arrepentiré de no haber estado más tiempo contemplando aquél paisaje, porque no he tenido ocasión de volver. Gracias a la amabilidad de un seguidor de este blog, ahora podemos disfrutar de ese precioso panorama. 

 




Restos de lanas y mucho cariño

0
0

 Labores para el confinamiento





Campo, hoy

0
0

 

sin aglomeraciones...


La Plaza Mayor. Carmen Fuster


Una señora de Campo

0
0

 Doña Dorotea Boj Peired

Dama fin de siglo XIX. Foto F. Laureano.

Dorotea nació en Campo allá por el año 1866, en "Casa Elías".  Se casó con José María Aventín Rived y se fueron a vivir a Huesca, donde su marido destacó como gran emprendedor en el mundo de los negocios y promotor de actividades culturales. Quedó viuda el año 1909, viviendo tres de sus hijos, José María, Pedro y Elías. 

En "El Diario de Huesca" se nombra con frecuencia a Dorotea, bien sea señalando su presencia en acontecimientos sociales, o hasta informando de cuándo se puso enferma o la evolución de su enfermedad. Incluso hemos visto como Dorotea ha sido protagonista de un hecho bien curioso, por lo menos yo no lo había visto nunca: se  dedica toda la portada del periódico "El Diario de Huesca, a dar la noticia de su defunción. Ni con políticos, toreros famosos u otras figuras populares, hemos visto algo semejante. Recojamos alguna de las informaciones que ofreció la prensa sobre ella:

9-10-1926

- "Permaneció ayer breves horas en Huesca, visitando a su distinguida parienta, la respetable señora doña Dorotea Boj, viuda de Aventín, cuyo estado de salud ha mejorado y lo celebramos mucho, nuestro querido amigo de Zaragoza don Miguel Rived, ex gobernador de Granada".

27-10-1926

"Víctima de larga dolencia, soportada con cristiana resignación, falleció ayer en esta capital, a los sesenta años de edad, la distinguida y respetable señora doña Dorotea Boj y Peired, viuda de Aventín.

No por esperado, hace ya algún tiempo, tan funesto desenlace ha sido mensos sentida su muerte, ya que se trata de una dama que, modelo de madres de familia vivió siempre consagrada al amor de los suyos, a la práctica de las virtudes y a los cuidados y desvelos que traen consigo el culto al hogar y a la familia.

Perteneciente a familia de prestigio y arraigo en la provincia, de esmerada educación y ameno y afable trato, deja entre sus numerosas relaciones, imperecedero recuerdo de sus bondades y de su talento.

Educada en el ambiente de recogimiento y estímulo para el trabajo de la familia altoaragonesa, el cuidado de sus hijos y las atenciones de la casa, fueron durante toda su vida la guía de sus actos, y ello le valió siempre el respeto, la consideración y el cariño que gozaba entre todas las clases sociales.

Muy afectos y amigos muy antiguos de la familia Aventín, somos los primeros en asociarnos de todas veces a las unánimes manifestaciones de duelo que ha producido esa muerte, y así nos complacemos en hacerla expresiva desde estas columnas a sus apenados hijos José María, Pedro y Elías, hijas políticas doña Ernestina, Gómez y doña Mercedes Palá, hermanos doña Justa, don José (presbítero) y don Elías, hermana política doña Dolores Blanco, nietos, primos y demás apreciable familia de la finada".

29-10-1926

"Ayer se celebraron en la iglesia parroquial de San Pedro solemnes funerales por el alma de la distinguida y bondadosísima señora doña Dorotea Boj, viuda de Aventín.

A los nocturnos y misa de funeral cantada por la capilla de la Catedral, asistió un concurso numerosísimo, figurando en las filas del acompañamiento todas las representaciones sociales de Huesca.

De Zaragoza y otras capitales llegaron muchos amigos de los señores de Aventín, con el exclusivo objeto de asistir al entierro de la amantísimas madre de éstos.

Los obrero de la casa Aventín, la orquesta del Odeón y otras amistades, dedicaron como cariñoso recuerdo a la finada hermosas coronas de flores naturales.

La manifestación de ayer, por lo sentida y numerosa, debe de servir de consuelo para su inmensa desgracia a los señores de Aventín, nuestros queridísimos amigos.

A estos y demás familia reiteramos nuestro sentido pésame".







En la tele

0
0

  ¡Raquel en la tele!  

¡Que ilusión! Esta tarde he llegado al programa "Ahora caigo" justo cuando le preguntaba Arturo Valls a la concursante "¿De dónde eres?" y ella contestaba toda orgullosa "De Campo, de la provincia de Huesca". Como siempre pasa, ha tenido que repetirlo dos veces para que se enterasen de que se refería a Campo Campo, sin  más florituras.  

Nuestra paisana concursante era Raquél Castán y ha estado muy simpática, tranquila y guapa. Que pena que ella no haya podido estar un poco más en el programa, y yo de que no me haya dado cuenta un poco antes, de que podía hacerle alguna fotografía... Bueno, dicen que nunca es tarde, al menos, tendremos este pequeño recuerdo de su paso por la televisión. 

Gracias por representarnos tan bien, Raquel.






Esplendor en el cielo

0
0

Un regalo para todos 

Mi cuñada Angeles comparte con nosotros las bonitas fotografías que ha hecho del cielo de Nueno, para que tengamos un poco de ambiente y color otoñal en este blog. ¡Gracias!

                                                                     Fotos Angeles Navarri.


Una postal desde Rusia

0
0

 Jack London Lake, de Magadán


Hoy se ha publicado  en el Diario del Altoaragón un artículo de Angel Huguet, en el que da cuenta de las aventuras de Eduardo Fuster Salamero por el Jack London Lake, en la región de Magadán, en Rusia. Llevado por su pasión, la fotografía, a la que se dedica profesionalmente, Eduardo ha pasado unos días en este rincón del mundo semidesértico, disfrutando de la belleza de los paisajes. Y, para hacernos partícipes de lo que ha visto y vivido, nos muestra algunas de sus preciosas fotos. ¡Gracias, Eduardo!


Y, para terminar esta reseña, esta original imagen que muestra unas hojas cubiertas de escarcha:


Allí donde pasean las lagartijas..

0
0

 A mi madre




Allí donde pasean las lagartijas 

y las hormigas forman

cientos de procesiones. 

Allí, al lado de la puerta

de hierro grande, 

entrando a mano derecha.

Allí al sol,

donde no llega la sombra de los cipreses.

Debajo del mármol blanco,

detrás del cristal roto,

en el número 1 de la ciudad de los muertos,

donde los días de viento te llega

el rumor de los chopos cercanos

y del Turbón el aliento fresco.

Allí está tu cuerpo.

Pero tú...

Tú estás en cada rincón de casa.

Estás dentro de aquellos delantales,

haciendo la comida,

jugando con las flores

Tu está riendo, estás alegre,

estas cantando canciones,

Estas a mi lado,

ahora y siempre. 


Campo, 1 de noviembre

0
0

 Visita al camposanto






Fotos de Mª Pilar Ballarín Laforga. ¡Gracias, Pili!

SOPENA

0
0

Algunos datos


Los datos sobre el apellido Sopena que hemos encontrado en nuestra investigación genealógica, son los siguientes:


MORILLO DE LIENA 
En Morillo de Liena vivían en el siglo XVIII Juan Sopena y su esposa María Pueyo. Sabemos que María falleció el 17 de septiembre de 1753, con 70 años más o menos, así es que debió nacer alrededor de 1680. Ya estaba viuda cuando murió. En su partida de defunción se dice que era natural de Nocellas.
Juan y María fueron los padres de Lorenzo Sopena Pueyo, que se casó en Murillo con Orosia Ciresa Castillón (nacida el 15 de noviembre de 1705), el 21 de noviembre de 1726 y falleció en "Casa Bardaxín" el día 30 de abril de 1742, cuando tenía "unos 50 años más o menos". No hizo testamento. Tuvieron la siguiente descendencia:
1º).- Theresa Sopena Ciresa, nacida el 15 de marzo de 1728, siendo sus padrinos Silvestre Pera y María Castillón. Se casó el 4 de febrero de 1754 con Pedro Lecina Nadal, de Murillo. Fueron padres de Domingo Lecina (º 1754), Joaquina Lecina (casada con Mathías Abadía), Pedro Lecina (º 1757), Ramón Lecina  (º 7-10-1762), Mª Theresa Lecina (º 4-11-1759. Casada con Pedro Tobena Blanc), María Lecina (º 4-10-1764. Casada con Francisco Espuña) y María Rosa Lecina (º 1769).  Falleció Theresa Sopena en Murillo el día 4 de octubre de 1799, a los 71 años.
2º).- Josep Lorenzo Sopena Ciresa, nacido el 12 de febrero de 1732.
3º).- Raymundo Sopena Ciresa, nacido el 19 de junio de 1739.
4º).- Antonia Sopena Ciresa se casó con Joaquín Costa Abentín. el 11 de septiembre de 1762, en Murillo.
5º).- Lorenzo Sopena Ciresa, nacido en 1739.
6º).- Lorenzo Sopena Ciresa, que nació el 30 de abril de 1742 en Murillo. Se casó con Susana Portella y fueron los padres de María Antonia Sopena Portella, nacida el 18 de enero de 1767 en Murillo, siendo sus padrinos Pedro Lecina y Teresa Sopena Ciresa. Murió a los dos años, el 19 de agosto de 1769.

GÜEL
Pedro Sopena casó con María Sancerni. Fueron los padres de:
1º) Pedro Sopena Sancerni, que contrajo matrimonio con Cathalina Lacambra y procrearon a:
Domingo Manuel Sopena Lacambra, casado con Teresa Guillén. Ellos tuvieron como hijo a:
Antonio Sopena Guillén, que se casó con María Ferraz y fueron los padres de José, que contrajo matrimonio con  Sebastiana Costa, de la Puebla de Castro, que al quedarse viuda pidió una Dispensa en 1818 para casarse con Joaquín Sopena Fortuño.
2º) Domingo Sopena Sancerni, casado con María Larruy. Fueron los padres de:
Pedro Francisco Sopena Larruy, que contrajo matrimonio con Teresa Rami, de cuyo matrimonio nació Rafael Sopena Rami, casado con Martina Fortuño. De este matrimonio nació Joaquín Sopena Fortuño que se casó con  Sebastiana Costa.

CAMPO   
Antonio Sopena casó con María Fortuño, de Llert, valle de Bardaxí, fueron los padres de Catalina Sopena Fortuño, que contrajo matrimonio con Martín Rubiella Blanch en Campo.                                                                                *  
Otro Antonio Sopena contrajo matrimonio con Elena Zazurca y fue hija suya Antonia Sopena Zazurca, que se casó el 11 de noviembre de 1762 con Joaquín Costa Abentín. Conocemos a dos de sus hijos: Ignacio  Joaquín Costa Sopena, nacido en 1764 y casado con Narcisa Laencuentra de Mur el 7 de mayo de 1793, y Pedro Costa Sopena,  nacido el 23 de febrero de 1771 y casado con Teresa Assín Bardaxí, de Campo.  
*
Otra rama es la de Narcisa Sopena casada con Francisco Castán, de San Valero. Fueron los padres de Rosa Castán Sopena, que se casó con Francisco Canales Garuz, de Campo. 

SESUÉ
El año 1901 pidieron una Dispensa papal para contraer matrimonio Joaquín Sopena de Mur y María de Mur Perna.
Joaquín Sopena, el pretendiente, era hijo de Joaquín Sopena Puyol, de Sesué, que se había casado con Juana de Mur Torrente, de Gabás, el 8 de junio de 1848.
A su vez, Joaquín Sopena Puyol era hijo de Benito Sopena y Josefa Puyol. 



Pepe Garanto

0
0

Un artículo de Arturo San Agustín del 14 de junio de 2007.

"El Periódico"  de  Catalunya


Gran parte de la ciudadanía barcelonesa -disculpen las molestias- se dedica estos días a hablar del Barça y a llorarlo. Y como Josep Cuní solo manda en las mañanas laborables, nadie es capaz de atajar en la noche barcelonesa la pandemia parlera y plañidera con uno de sus televisivos "prou."

Solo Barça. Únicamente Barça. Ni una palabra, por ejemplo, de nuestros múltiples escritores subvencionados, a quienes además, pagamos sus traducciones. Ni una palabra de la dichosa feria de Fráncfort. Y tampoco la más mínima mención a las maniobras tácticas de algunos políticos que, ha aprovechado que el Ayuntamiento de Barcelona está en la Plaza de Sant Jaume. Nada. Solo Barça. 

Mucho hablar del Barça,  mucho llorarlo, pero nadie se atreve a decir la verdad. Y la verdad es que el problema real del Barça no lo tienen ni las noches de Caribia ni los santos bebedores. El problema real del Barça es que ya no se apea de aviones y autocares con aquellos trajes que antes lucía. Ahora, sus jugadores se apean del avión o del autocar con la misma música en las orejas, pero tirando de chándal, que es uniforme laboral de los primos de Tony Soprano. Algún día se sabrá que el uso inapropiado del chándal provoca en sus  usuarios complejo de inferioridad; complejo que siempre se ha llevado mal cuando uno es millonario reciente.  O sea, que entre el chándal y las chaquetas que se gasta Rijkaard se explica todo. El traje que lucen, por ejemplo, los jugadores del Milan es lo que los hace ganadores.

El traje también incide en el aficionado y en el muchacho de Valls que quiere jugar en el Barça. Nada satisface más al verdadero aficionado, que comprobar lo bien que les sientan a esos jóvenes altos y bien paridos, que cuando llevan algún tiempo en el Barça, pierden esas textura de piel que delata sus orígenes humildes, el arrabal.

El día que el Barça vuelva a los trajes Grisby se solucionarán todos sus problemas Trajes en los que se adivinaba el buen hacer del gran sastre Pepe Garanto. Vuelve al Barça, Pepe. Sálvalo.

Nuestro vecino y amigo Pepe Garanto

1944

0
0

1944,

solo cinco años después 


Solo habían pasado cinco años desde el final de la guerra y este año se registró en Campo un gran aumento de población. Y esto se debió, en primer lugar, al comienzo de la construcción de la presa de Argoné y, además, al alojamiento en nuestro pueblo de un Regimiento completo de soldados, con todos sus mandos, encabezados por un general y el Estado Mayor. Según nos cuenta Antonio Castel Ballarín, había, también, un batallón de infantería, otro de artillería, ingenieros, intendencia, transmisiones, sanidad, veterinaria, los automóviles, camiones y otros vehículos que la tropa lleva consigo y hasta una banda de música, integrada por más de 40 miembros profesionales del ejército. 

Los soldados procedían de todas las regiones de España y desempeñaban distintas profesiones y oficios. Había futbolistas de primera División, boxeadores, artesanos, etc. y cada uno de ellos dejó su huella en la vida social y económica del pueblo. Los domingo, después de asistir a Misa, la banda de música organizaba conciertos de primera categoría en la Plaza Mayor, como nunca antes se habían oído en Campo.

Veamos algunas apariciones de nuestro pueblo en las publicaciones oficiales o la prensa de ese año 1944.

- Boletín Oficial del Estado. 30 de enero. Dirección General de Obras Hidráulicas. Autorizando a la S. A. "Catalana de Gas y Electricidad" para refundir en uno solo dos aprovechamientos contiguos en el río Esera, en términos de Seira, Campo y Foradada (Huesca), aprovechamiento denominado "Prolongación del salto de Puente Argoné".

(Insertaremos todo el texto del mencionado artículo en otra entrada).

- "Nueva España", 18 de julio. Reconstrucción de los caminos de España. 

En este artículo, hay una referencia al puente sobre el Esera, el que une la carretera que va de Campo a Benasque, y la que comunica Campo y Aínsa. En el reportaje puede verse una imagen pequeña y bastante obscura, además de algunas fotos de otros puentes. Dice así:

"Se halla totalmente terminado el trozo primero de la carretera de Benasque a la frontera. La misma podemos decir de la que va de Campo a Ainsa, que enlaza por la parte Norte de la provincia los Valles de Esera y del Cinca, poniendo así en contacto dos antiguos reinos de la Historia de Aragón, Sobrarbe y Ribagorza". 

En la construcción de este puente, cuyos trabajos se iniciaron en 1940, también trabajaron muchos hombres de Campo- 

- "Nueva España", 5 de septiembre. 

Sucesos. Herido de una coz.

José Fumat Mur, de 13 años de edad, natural de Campo, a las seis de la mañana de ayer ingresó en este Hospital Provincial, herido con contusión en la región lumbar izquierda, producida por una coz de caballo que le ocasionó la rotura del bazo. Pronóstico grave.

- "Diario del AltoAragón", 24 de julio 2005. Maquis en Ribagorza: enfrentamientos, víctimas y final del conflicto, de Carlos Bravo Suarez.
En su artículo, Carlos Bravo recoge la actividad desarrollada por los guerrilleros en los pueblos de los Pirineos oscenses; las víctimas que hubo entre  ellos y cómo fue su final. A nosotros nos interesa la breve referencia que hace de una caso del que nos hemos ocupado en otra ocasión. Se trata de lo siguiente.
Al hablar de las víctimas dice el autor:
"Un maqui muerto en Graus, otro en La Puebla de Roda, cinco en Secastilla y dos ciudadanos muertos en el Valle de Lierp, a los pies de Turbón. Estos dos civiles fueron una maestra -Victorina Sasó Palacio- que subía de Huesca y fue confundida con un maqui, y un campesino apodado "el sord de Calvera", porque no supo el santo y seña o porque tal vez no atendió al requerimiento de los militares". 

Es curioso que en la versión de algunos familiares de Victorina se señala también el hecho de que ella, cuando hacía el recorrido entre Campo y Ejea, de donde era maestra, para combatir el miedo que sentía, iba rezando todo el rato, por lo que atribuyen a este hecho, el de ir concentrada  en sus cosas, el que no oyera el alto que le dieron.   
 
- "Nueva España", 8 de noviembre. Esquela de Victorina Saso Palacio.
Con esta fecha se publica en el mencionado periódico la esquela de la maestra, y es curioso que esta sea la única noticia que se da sobre este hecho. Se informa que falleció el día 5 del corriente, de "accidente", pero no se habla para nada de las circunstancias de su muerte. Ni una nota comentándolo, ni una palabra lamentándolo. Victorina tenía varías hermanas monjas, lo que nos hace pensar que, probablemente, en el ambiente familiar que vivía, prefirieron no hacer nada que pudiera interpretarse como una actitud crítica hacia el Gobierno. Victorina Saso fue enterrada en el cementerio de Campo.
 

Imágenes explosivas

0
0

 Carretera de Campo a Seira

Ayer tuvo lugar esta espectacular voladura en los trabajos que se están llevando a cabo en este tramo de carretera. Gracias a Pepe por habernos facilitado el video. (Clicar sobre la flecha para verlo. Y clicando sobre el cuadrado que aparece a la derecha de la imagen, en la parte inferior, se verá más de cerca).


1960

0
0


El comienzo de una década especial

  



 
        
                


"Nueva España", 2 de marzo.La Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Zaragoza, Aragón y Rioja, inaugura una nueva Agencia en Campo.

"El pasado día 21, tuvo lugar en Campo la inauguración y bendición de una nueva agencia de La Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Zaragoza, Aragón y Rioja. 

Con tal motivo, se desplazaron a esta localidad los señores delegado e interventor de la sucursal de Graus, don Marino Lanzarote Barco y don José Franco Zaurín, respectivamente, los cuales ostentaban la representación de la dirección

La bendición corrió a cargo del reverendo señor cura párroco, don Francisco Trell, quien, acto seguido dirigió unas palabras a los asistentes, refiriéndose al sentido cristiano de estas instituciones bien manifestado en la labor benéfica que llevan a su cargo."  
(...)

"Nueva España", 11 de febrero. Sucesos. Herido al caerse de la "bici".

En el kilómetro 13 de la carretera de Campo-Ainsa, fue hallado caído Esteban Pedrera Escala, donde fue recogido y auxiliado y llevado a Campo donde se le practicó la primera cura, apreciándosele herida contusa en región malar izquierda, herida contusa en la región "mentoniana"y schock traumático. La causa del accidente se debió a la rotura de la horquilla de la máquina.

"Nueva España", 20 de agosto. Sucesos. Hurto de pollos.

Al vecino de Campo Joaquín Samblancat, le sustrajeron dos pollos de su cobertizo. Practicadas las gestiones pertinentes, dieron por resultado el saber quienes eran los autores, varios jóvenes, entre ellos un familiar del dueño, que queriéndole gastar una broma y merendar a su costa, cometiendo el hecho, sin violentar puertas de ninguna clase.

"Nueva España", 6 de septiembre. Sucesos. Colisión de una moto y una bicicleta.

En el kilómetro 64 de la carretera de Barbastro a la frontera, una moto conducida por Santiago Lalueza Paván, de 18 años, al llegar a dicho punto, de donde sale la variante que conduce a Campo, al mismo tiempo entraba en la carretera Jesús Miranda, montado en una bicicleta, no pudiendo evitar la colisión. El ciclista resultó con heridas leves. 

"Nueva España", 29 de septiembre. Ciclismo.

Con motivo de la celebración de las Fiestas de Graus, se organizó el IX Gran Premio de Graus de Ciclismo, con una carrera  Graus-Campo-Graus. Así se describe el paso por nuestro pueblo:

"Hay que llegar todavía a Campo y los dos escapados, en un esfuerzo titánico, mantienen la diferencia con los de atrás, que ya a la altura de Campo se han agrupado en pelotón exceptuando a Sanagustín, que marcha tercero, en solitario, seguido a bastante distancia por el corredor local Manuel Rueda, también en solitario."

"Nueva España", 17 de noviembre.

·

La grippe

0
0
O gripe española

A la epidemia que se propagó por España en 1918, se la conoció en nuestro país como de la grippe, mientras que en el extranjero recibió el nombre de gripe española. En la prensa se la silenció todo lo que se pudo, probablemente para no alarmar a la población. Esta noticia de Campo, solo la hemos encontrado en "El Cruzado Aragonés", de Barbastro.

"El Cruzado Aragonés", 28 de septiembre 1918. Necrológicas.

"Nuestros considerados amigos don Jesús Falcó, Ilustrado médico de Campo y su bondadosa señora doña Josefa Dolado, pasan por la dura y doble prueba de haber visto morir en una semana a sus  dos hijas Teresita y Josefina, preciosas criaturas de ocho y dos años, respectivamente, que subieron al cielo los día 17 y 24 de este mes, Constituían el encanto y embeleso no solo de sus afligidos padres, si que de las muchas relaciones con que cuentan estos en la localidad y su comarca.

La conducción de los cadáveres a la última morada y las correspondientes misas de Ángeles, se vieron concurridas de todos los vecinos, testimoniando así todas las clases sociales a los señores de Falcó el aprecio  y las simpatías de que tan merecidamente gozan entre sus convecinos.

Solo las arraigadas creencias religiosas de nuestros amigos y la seguridad de que han aumentado el sinnúmero de ángeles en el cielo, pueden mitigar el dolor en que les ha colocado trance tan amargo

En su justo péame, están seguros los buenos padres que participamos los amigos, que somos muchos, quienes pedimos al Todopoderoso les conceda la resignación necesaria para sobrellevar tan terrible desgracia" .


Previous Article Next Article

Ariño

0
0
Algunos datos genealógicos de los Ariño

VILAS DE TURBÓN
Felipe Ariño, de Las Vilas del Turbón, contrajo matrimonio con Catalina Lobeliana y fueron los padres de:
Francisco Ariño Lobeliana, de Las Vilas, que se casó el 23 de abril de 1801 en Campo con Josefa Canales Rubiella, viuda y heredera de casa Rubiella, hija de Josef Canales y María Francisca Rubiella. Firmaron las capitulaciones matrimoniales ese mismo día, en Campo, ante el notario real Mariano Vinyales y Castán. 
Fallecido Francisco Ariño Lobeliana, Josefa Canales Rubiella, su viuda, volvió a casarse con Francisco Mur Ribera, de Espluga, el 23 de octubre de 1812.     
                               
Serrate

SERRATE
Hijos de Medardo Ariño y Raymunda Fortuño fueron:
1º)- Ramón Ariño Fortuño, que contrajo matrimonio tres veces:
1x- su primer matrimonio fue con Benita (o Vicenta) Castel de Espés.
2x- Después se casó con María Cereza Azcón, en Campo, el 20 de septiembre de 1832. La novia era de Belvedé. Fueron los padres de:
- Victoriana Ariño Cereza, nacida en Campo el 21 de agosto de 1833,  que falleció el 27 de octubre de 1893 a los 50 años. Se casó con Antonio Mur Canales, de Belvedé, el 27 de abril de 1853. Fueron los padres de Antonio, Generosa y Victoriana Mur Ariño.
- Ramón Ariño Cereza, nacido en 1836. En 1878 vivía en la calle del Medio, nº 1.
- Tomasa Ariño Cereza, casada en Campo el 16 de mayo de 1863 con José Canales Guillén, cucharero. El novio tenía 35 años y la novia 32.
3x- El tercer matrimonio de Ramón Ariño Fortuño fue con Josefa Mir, de Laspuña.

2º)- Antonio Ariño Fortuño se casó el 18 de enero de 1823 con Tomasa Canales Mur (nacida el 29-6-1805) en Campo. Falleció el 16 de mayo de 1854 a los 66 años. De este matrimonio nació: Antonio Ariño Canales, el 15 de junio de 1826 en Campo y casado en Serraduy, en primeras nupcias, el 31 de mayo de 1847, con Joaquina Naval Carrera. Hijos suyos fueron:
2.1) Enrique Joaquín Ariño Naval que nació en Campo el 15 de julio de 1853 y contrajo matrimonio con Antonia Canales Rivas, tras obtener el año 1882 Dispensa por parentesco en 3 y 4º grado. Un hijo suyo, Antonio Ariño Canales, se casó con María Sillés Ballarín y fueron los padres de:
- Antonio Ariño Sillés, llamado en el Reemplazo de 1903.
- María Ariño Silles,fallecida a los dos meses de edad.
- María Ariño Sillés.
- Juan Ariño Silles, fallecido a los 18 años.
- Manuela Ariño Sillés, fallecida a los 18 días de nacer.
- José Ariño Sillés, fallecido a los 22 meses.
2.2) Antonio Ariño Naval, nacido en 1850, se casó con María Silles Ballarín y fueron los padres de: Antonio, María, Juan, Manuela, José y Joaquín Arió Sillés, casi todos ellos fallecidos a corta edad.  
2.3)  Juan Ariño Naval, nacido en 1853, casado con Eulalia Ariño Garanto en primeras nupcias. Fallecida a los 40 años, Juan vuelve a contraer matrimonio con Ramona Palacín Mur, de Espluga.  Como Ramona también murió pronto, Juan volvió a casarse por tercera vez con Filomena Español Galindo.
                                                   ======
En el Listado de Fincas Rústicas de Campo de 1878 encontramos a:
- Antonio Ariño Canales
- Ramón Ariño Cereza

Listado de Vecinos de Campo, 1890:
- Antonio Ariño Canales, 66 años, labrador
- Ramón Ariño Cereza, 54 años, labrador
- Antonio Ariño Naval, 38 años, labrador
- Juan Ariño Naval, 35 años, labrador.

Censo Electoral de 1904, Campo:
- Antonio Ariño Naval, 53 años, habita c/ la Iglesia, nº 11, profesión albañil
- Joaquín Ariño Naval, 51 años. c/ Prior, labrador
- Juan Ariño Naval, 50 años, c/ Nueva, labrador.

Censo Electoral 1910, Campo:
- Pedro Ariño Campo, 30 años, habita c/ Prior, 9
- Juan Ariño, 51 años, c/ Nueva, nº 17
- Antonio Ariño Naval, 59 años, c/ la Iglesia, 15
- Antonio Ariño Sillés, 27 años, c/ la Iglesia, 15

Se naturalizaron en Francia:
- Laurent Ariño (Lorenzo) nacido en Campo el 20-11-1876 y naturalizado el 28-2-1928
- Ariño Galindo, del que no se da el nombre de pila, nacido el 18-9-1877 en Campo y naturalizado en Francia el 22-6-1914.
                                        =====