Quantcast
Channel: El blog de Campo (Huesca)

Sra. Amalia

0
0

 


Amable y discreta


Otra persona mayor se nos ha ido esta semana, y eso nos hace sentir más huérfanos, porque con cada una de esas entrañables vecinas que nos han visto crecer desde que nacimos, se va un trocito de la vida del pueblo, una historia que sólo ellas podían darnos a conocer. La familia, muy probablemente guardará en su memoria por mucho tiempo las cosas que ella les quiso transmitir, pero los que no tuvimos la suerte de poder escucharlas, nos quedamos con la triste lamentación que siempre nos hacemos "Le hubiera tenido que preguntar a Amalia", "Seguro que ella lo debía saber"... Y, seguro, que nos hubiera querido ayudar, porque era una persona muy amable y cariñosa, además de discreta. 


Angel Huguet la ha querido recordar desde las páginas del Diario del AltoAragón, publicado el 5 de este mes de junio. Entresacamos algunos párrafos.
 
Joaquín Canales Pallarés


"La muerte de la señora Amalia este viernes, deja a Campo sin una de sus vecinas  más longevas y populares, por la vinculación a la localidad donde vivió con su marido Miguel Sesé. La familia pierde también una madre ejemplar en el más amplio sentido de la palabra. A nivel personal la conocí desde mis primeros viajes a Campo en el estanco de la Plaza Mayor, en la calle donde disfrutaba entre las vecinas "chugan" a las birllas y lo que conlleva de emociones y  sentimientos propios de este juego peculiar, exclusivo de las mujeres del pueblo.

La señora Amalia ha sido -en mi opinión- una de las referencias locales más genuinas, que pasó los avatares propios del pantano Lorenzo Pardo y estuvo entre los vecinos que disfrutaron y celebraron el día que desapareció aquella amenaza social.

Escribir un comentario sobre la señora Amalia y con la referencia de sus hijos Rosa, Miguel, María José y Manolo no es fácil, pero sí cómodo porque es hacerlo de una mujer sencilla que compartió con su marido el objetivo de sacar adelante una familia numerosa en tiempos difíciles, en Campo."

La encontraremos a faltar.



Viaje relámpago

Next Campo
Previous Sra. Amalia
0
0

 

Buenas noticias


Una: Después de dos años sin poder volver a Campo, ¡finalmente! he podido pasar dos días allí. No es mucho, es poquísimo, pero al menos sirve para poder reencontrarse con las amistades de toda la vida.

¿Cuál ha sido una de las sorpresas más agradables que me ha reservado este viaje? Pues, sinceramente, encontrarme con un establecimiento que acaba de abrir sus puertas hace una semana. Es nada más y nada menos que la peluquería de Gonzalo Sanz Sesé, abierta en el mismo lugar que trabajó su abuelo materno durante muchos años. Le deseamos muchísima suerte y que ojalá tenga mucho éxito, lo que supondría también un éxito para todo el pueblo.




Y dos: y la otra alegría que he tenido, es la de haber empezado a preparar ya, lo que será la nueva sala de exposición de hueveras en Campo.

Ubicada en el Museo de los Juegos Tradicionales de Campo, la sala que nos han ofrecido, aunque no es muy grande es bonita, y creemos que servirá para dar a conocer la colección (una parte). Con la ayuda de Fernando Maestro, director del Museo, que ha organizado la operación mudanza e instalación, y  el apoyo impagable y entusiasta de Pilar Castillo, Luisa Moles y mi cuñada Angeles Navarri, hemos empezado a darle forma al proyecto. Cuando lo tengamos todo listo, os lo diremos. Ahora, solo os podemos ofrecer unas imágenes de los primeros pasos de la materialización de esta ilusión.





 ¡Hasta pronto! Lugar de encuentro, Museo de los Juegos Tradicionales de Campo.

Campo

0
0

De deportes – deportes de campo – campo de deportes  

















Cada loco...

Previous Campo
0
0

 

Con su tema


Para no estar hablando siempre de hueveras en este blog, pues no es ese su objetivo, toda la información  referente a la exposición de hueveras del Museo de los Juegos Tradicionales de Campo, la podéis encontrar en el blog "Hueveras: regalos y recuerdos",  http://hueveraregalada.blogspot.com/





Cómo nos ven

Previous Cada loco...
0
0

 

LOS DEMÁS

 

Del Esera al Isábena a través del Turbón
 

(saliendo desde Campo)


Campo con el Turbón al fondo [foto de Angel Huguet] 

El Instituto de Estudios Altoaragoneses de Huesca publicó en 1991 el libro en el que Hèctor Moret i Coso recogía cuatro artículos de Pere Pach i Vistuer, publicados en el Boletín del Centro Excursionista de Cataluña, alrededor de los años 20. El título de dicho libro es Pere Pach i Vistuer: Articles Ribagorçans i altres escrits.

 

El primer artículo de la edición que comentamos se titula “Excursió de l’Éssera a l’Isàvena a través del Turbó” y comienza con una referencia a Campo, que nos permitimos traducir del catalán al castellano.

 

Cabe recordar que Pere Pach i Vistuer nació en Roda de Isábena en 1862. Su padre también era de Roda y su madre de la Puebla de Fantova. Al morir el padre, Pere se trasladó con su madre a Barcelona, en el año 1874. Durante cincuenta y dos años ocupó el cargo de conserje del Centro Excursionista de Cataluña, participando en las actividades del Centro y colaborando con sus artículos en el Boletín del mismo.  

 


Río Esera [foto de Javier Fuster]
 

“El macizo del Turbón separa las riberas del Esera y del Isábena. Es ese lugar la parte más estrecha del antiguo condado de Ribagorza, que queda delimitada por los ríos Esera y Noguera Ribagorzana, a una distancia de unas siete horas el uno del otro, siendo el Isábena el río que discurre por el medio de la comarca.

 

Muy pocos son los mapas que describen los pueblos de estas riberas y pocos también los excursionistas que las han explorado.

 

El trayecto más corto para ir de la ribera del Esera a la del Isábena es desde Campo a Villacarle, para lo que, pasando por el valle de Lierp, hay que contar de cuatro a cinco horas.

 

De regreso de nuestra excursión por el Pallars, Arán y Maladeta, el día 11 de agosto pasado, paramos en Campo, yendo a parar a la nueva fonda de Antonio Canales, situada en la carretera, modesta y muy recomendable.

 

Campo se encuentra a mitad de camino entre Graus y Benasque. Es una villa de unos 800 habitantes, situada en un amplio llano con extensos campos cultivados y a 732 metros sobre el nivel del mar, a la izquierda del Ésera y a la derecha del río Albo. Tiene al norte la típica sierra de Cervín (1.696 m.), de amplios panoramas, aunque no se parece en nada, según Gourdon, a su hermana mayor, la altiva cima de los Alpes suizos del mismo nombre.

 

Las calles de Campo en general son estrechas, las casas miserables. En la plaza mayor se levanta una hermosa cruz románica, aunque la falta de cultura hace que la utilicen para sostener la iluminación eléctrica.
 


La cruz, actualmente delante de la iglesia
 [foto de Javier Fuster]
 

Su iglesia románica de campanario no muy alto, conserva muy poco de su antigüedad. Según consta en un pergamino de la ex-catedral de Roda, en el año 960 el obispo de aquella sede, Odesindo, hijo de Ramón y de su mujer Garsenda, condes de Ribagorza, mandó edificar una iglesia en la villa de Campo, que consagró en honor de la Virgen María, del arcángel San Miguel y de San Vicente Mártir.

 

Más tarde, dicha iglesia fue donada al abad del monasterio de San Victorián, que habitualmente elegía siempre como prior a uno de sus monjes.

 

Con fecha 29 de mayo de 1094, el rey Sancho Ramírez nombró rey de Sobrarbe y Ribagorza a su hijo Pedro y éste donó a Ramón Dalmau, obispo de Roda, la iglesia de Santa María de Campo, entre otras. Hoy pertenece al obispado de Barbastro.

 

En un documento fechado en Teruel el 1 de noviembre de 1297, firmado por el rey Jaime II de Aragón, se dice que, en agradecimiento a la obediencia prestada por los ribagorzanos y por la fidelidad con que éstos le servían, se concedía a los valles de Bardaxí y de Lierp el privilegio de celebrar feria o mercado perpetuo, todos los miércoles, en la villa de Campo. Actualmente, por falta de animales sólo se celebra una vez al año, en los días 18 al 24 del mes de octubre. De aquí el dicho “Campo, feria de fango”, por las lluvias que en aquella época acostumbran a caer.

 

Cuenta con varias industrias, especialmente la fabricación de cucharas y otros objetos de madera.

 

Conserva en su término las ermitas de San Blascuto, que fue monje del monasterio de San Victoria, la de San Antonio Abad y la de San Sebastián.

 

El llano de Campo está rodeado de altas montañas de bonita silueta, no teniendo más salida que por la ribera del Ésera. Al sur queda cerrado por la sierra de Murillo; al sudoeste por los Castellazos y Naspún; al oeste por la Fueva, Peña Montañesa y sierra de Lavién; al noroeste, a 2.910 m. de altura sobre el nivel del mar, formando barrera, el barranco de Collivert, se destacan las esbeltas aristas del altivo Cotiella; al norte la sierra de Cervín, de la que ya hemos hablado y al noreste se ve majestuoso el Turbón, sostenido por la sierra de Ejea.

 


Campo [foto de Angel Huguet]

Todas estas sierras, como hemos comentado anteriormente, han sido muy poco visitadas por los excursionistas, aunque tienen lugares dignos de ser contemplados y poseen, por tanto, muchos atractivos.

 

Hace algunos años (1889) que, encontrándonos con nuestro amigo Josep Llenas en el pueblo de Espés, hicimos la ascensión al Turbón, cuya cima está situada al sur de dicho pueblo. Mirando desde Espés, se ve que sobresale un vasto e imponente macizo, parecido a un tronco de roble roto, formando una masa gris que constituye, por así decirlo, el horizonte de Aragón. Dicen los aragoneses: “Turbón, centinela de Aragón” y con razón, pues sabido es que cuando el Turbón está nevado se distingue perfectamente desde el Puente de Piedra de Zaragoza, así como desde el portal de San Martín de Lérida.

 

Esta montaña es de muy fácil acceso, pero no por eso deja de ofrecer un panorama soberbio aunque sólo alcance los 2.5000 m. de altura. La gente de los alrededores la señalan como observatorio magnífico, desde donde puede extenderse la mirada sin estorbo alguno, tanto por encima de las sierras secundarias que bajan y se escalonan hacia las llanuras, como hacia el dosel que forman las altas montañas pirenaicas, cubiertas de nieves perpetuas.

 

Recordando aquella ascensión y encontrándonos tan cerca, nos decidimos a escalar ese gran macizo y continuar nuestra excursión por la ribera del Isábena.

 

Preguntamos cuál era el mejor camino a seguir para llegar a la cima y nos aconsejaron que el mejor y menos cansado era el de Ejea, pues el de Bardaxí es más fatigoso y en el que es más fácil perderse. Nos decidimos, pues, por el primero.

 

Al día siguiente, de buena mañana, salimos de Campo pasando por delante de la capilla de San Sebastián, por un camino de herradura medio carretero, siguiendo la orilla derecha del río Albo, cuyas aguas proceden de la valle de Lierp. A treinta minutos de Campo, se deja a la izquierda un camino que conduce a los pueblos de Santa Maura y Biescas, y a los cinco minutos siguientes otro muy escarpado que llevan a la cuadra de Ballarín, al pueblecito de Aguascaldas y al valle de Bardaxí.

 

El camino que seguimos va planeando por la ribera del río, entremedio de huertos y, a quince minutos, cruzamos por una palanca el barranco de Ciallas, que al salir del estrecho valle se abre a través de la llanura gozoso de recobrar su libertad, uniéndose al poco tiempo con el río Albo, que deja sus aguas al Ésera, debajo mismo de Campo.

 

En el valle de Bardaxí la vegetación forestal es más frondosa y no lejos de la palanca crecen algunos robles y unos cuantos pinos; un poco más lejos los árboles son más espesos hasta transformarse en bosques sombríos, alzándose hasta el puerto de la Muria y San Andrés, en dirección de San Feliú del valle de Castejón de Sos.

 

Continuando nuestro itinerario, el camino se remonta en dirección nordeste y poco después al este siguiendo el río a cierta distancia hasta que, más tarde, se vuelve a acercar a éste.

 

El camino sigue arduo y en algunos trozos es llano, entre garrigas y bojes destacando al otro lado de la ribera la escarpada sierra de Espluga, pueblecito que, situado a mitad de la cuesta, sobresale entre gruesos nogales y verdes prados. A dos horas de Campo, el valle se va estrechando y en algunos lugares el camino se abre a golpes de pico en la roca viva, o dibujado por encima de los pedregales que caen rodando de la sierra de Ejea y de los contrafuertes meridionales del Turbón. Entrando en el congosto de Ejea se destaca sobre la escarpada la ermita de San Antonio que domina la hermosa llanura de Campo, y el gran macizo del Cotiella. A la izquierda del camino y sobre éste, a poca distancia, se observa una gran hoquedad que llaman la cueva de las Cabañeras. Poco después, súbitamente, nos encontramos con las primeras casas de Ejea y se nos ofrece a la vista el  hermoso valle de Lierp, una amplia llanura, nacimiento del río que hemos seguido. Total, dos horas y media desde Campo.

 


Ejea
 [foto de los hermanos López Malo]
 

Ejea es un pueblecito muy pequeño, cabecera del municipio del valle. Su iglesuela rural es de segunda y está dedicada a San Esteban Protomártir. Pertenece al obispado de Lérida y está enclavada a 1.085 m. sobre el nivel del mar. El valle de Lierp es la divisoria de aguas del Esera y el Isábena.

 

Este valle encantador está formado por los pueblos de Ejea, Espluga, Paderniu, Piniello, Serrat y Vilas de Turbón y cuenta con 225 habitantes.

 

Llegando a Ejea, lo primero que hicimos fue buscar un hostal con el fin de descansar, yendo a parar a casa de Sebastián Serena, persona muy simpática de quien ya teníamos muy buenas referencias.

 

Después de descansar un poco, salimos a dar una vuelta por los alrededores de la iglesia y, por unos caminos pedregosos, subimos hasta la capilla de San Antonio, para ver mejor la llanura de Campo que habíamos dejado. Visitamos también el pueblecito del Serrat, que dista unos quince minutos. 

 


Campo y el Turbón [foto de Angel Huguet] 

Habiendo anunciado nuestro propósito de subir al Turbón, fueron muchas las personas del pueblo que se mostraron deseosas de acompañarnos y así formamos un buen grupo, compuesto por el rector mosén Arcadi Alemany, el señor Serena y su hija Pilar, el señor Ariño y su simpática hermana Consuelo, mi hijo y el que suscribe y, a las cuatro y media, salíamos de Exea en dirección noreste por el camino de las Vilas que pasa por el Serrat, atravesando algunos campos. Más tarde, se nos agregó el señor Garanto, uno de los principales propietarios de este valle”. 

 

 


Conducir responsablemente

Previous Cómo nos ven
0
0

 

    Y CON PROTECCIÓN ESPECIAL       

Gracias a sus colaboraciones en el periódico del AltoAragón, Angel Huguet nos tiene informados de todo lo que pasa en Campo. Este lunes pasado, día 12, se refirió a la bendición de automóviles que tuvo lugar en nuestro pueblo con ocasión de la fiesta de San Cristóbal, patrón de los conductores.  

Más de medio centenar de vehículos desfilaron el domingo día 11 ante el párroco,  Padre Francisco Cabrero, para recibir su bendición ante la imagen del patrón de los conductores. 







Los mismos paisajes

0
0


Pero diferentes miradas




Fotos de Melchor y Gonzalo Sanz Sesé. ¡Gracias!


Inauguración

0
0

 ¡Tres! ¡Dos! ¡Uno! ¡Ya!


Ayer, 20 de julio 2021, tuvo lugar la inauguración de una sala del Museo de los Juegos Tradicionales de Campo, dedicada a nuestra colección de hueveras.

A las 7 de la tarde, en la terraza de dicho edificio, desde donde se disfruta de un estupendo panorama sobre el río Ésera y se puede ver el Cotiella en todo su esplendor,  tuvo lugar un sencillo acto que, por lo que a mi se refiere, resultó muy emotivo.    




Fernando Serena, responsable de Cultura del Ayuntamiento, que asistía en representación del alcalde, Eusebio Echart, nos dio la bienvenida al Museo y expresó su satisfacción por acoger la colección. Su discurso fue precedido por algunas frases mías para dar las gracias por cederme un lugar para la exposición.

Y, a continuación, pudimos saborear un buen vino y degustar un copioso picoteo que nos ofreció el Ayuntamiento.

Lamentablemente, estábamos todos tan entretenidos conversando entre amigos que nos despistamos y casi no hicimos fotos pero, un día u otro, esperamos ver en la prensa las entrevistas y las imágenes que tomaron unos amables periodistas que asistieron a este acto. Mientras tanto, aquí os ofrecemos algunas:







Fotos de Angeles Navarri, Pili Ballarín y Nuria Reyes.

La exposición ha podido ser montada en un tiempo record, gracias a la iniciativa y el esfuerzo del Director del Museo, Fernando Maestro. Pilar Castillo ha estado todo el tiempo trabajando activamente a su lado, además de aportar su saber. Angeles Navarri, que vive en Nueno, ha hecho varios viajes para poder ayudar, y otras muchas personas han colaborado generosamente: Quinita, Rosita, Luisa... A todos y todas: ¡GRACIAS! 


Gracias a la Prensa

Next Calor
Previous Inauguración
0
0

 

Que nos da a conocer





Calor

Next Amapola
0
0

                           Cuando canta el ferfé




Hoy encuentro a faltar al ferfé. Con la que está cayendo estos días de tanto calor, si al menos oyéramos al ferfé nos pondríamos en ambiente y comprenderíamos que estamos en verano...  pero así, sin su canto, no sabemos si alguien ha subido mucho la calefacción en esta ciudad o si todos se han puesto a hacer barbacoas por calles y terrazas. El olor a carne asada ya no se si viene de fuera o de dentro de casa.

Dicen que el estridente ruido que organizan las cigarras o las chicharras (ferfé para los de Campo) no es un canto propiamente dicho, sino el resultado de la fricción de las membranas del abdomen, y lo hacen solo los machos. Y acabo de enterarme hace dos minutos, que esa acción se conoce como estridular. Y hay más, también afirman los estudiosos en el tema, que la intensidad del estridulamiento es igual durante la noche que durante el día.

Recuerdo con nostalgia que en las noches de verano, cuando nos sentábamos delante de casa a tomar la fresca, en medio de la obscuridad y el silencio se oían los ferfés. Siempre decía alguien: "Se sienten los ferfés, mañana fará caló"... Durante el día no teníamos tiempo de escucharlos.

Por cierto, que lo de "achicharrarse" y la chicharra deben guardar relación ¿no? Curioso, nunca había pensado en ello. Y los chicharrones...



Amapola

Previous Calor
0
0

 

Ababol


Pensando en las palabras y en el verano, me viene a la memoria un hecho que me parece muy curioso. Estábamos un día en el bar de Campo toda mi pandilla reunida, unas 12 mujeres adultas, repasando el mundo "del más aquí", cuando alguien habló del ababol.  Unas cuantas contertulianas nos extrañamos ¿ababol? ¿qué es eso?

- Vay, ninas, ¿no el savez? l´ababol ye l´ababol.

- Tamé le dicen amapola - apuntó la bilingüe del grupo, ante la extrañeza de algunas.

¡Esto es lo que me dejó perpleja!  ¿habían pasado años y años y no habíamos hablado nunca ni de amapolas ni de ababols hasta ese momento? Más perpleja me dejó, de todos modos, el que de repente advertí, dicho con todo cariño, un resplandor de orgullo en las amigas que utilizaban el término ababol... Estaban radiantes, como si hubieran pasado la prueba de limpieza de sangre; en Campo se decía así  ¡y ellas sí que eran de Campo!  

Bueno, aprendida la lección y con la autoestima patria por los suelos, tomé una decisión;  si alguien me preguntaba en el futuro cómo se llama la flor roja que sale en los campos de trigo, le contestaré ¡ababol! aunque el que me lo pregunte sea de Cádiz.

Por cierto, que, he sabido después que los término ababol y ababa no son propiamente aragoneses, sino que pertenecen al castellano (de origen árabe), aunque actualmente están en desuso. El mérito de nuestro pueblo, y otros de la región, es haberlos conservado. 


Días de verano

Next Música
Previous Amapola
0
0

 

PARA DISFRUTAR DEL AIRE LIBRE

(los que pueden...)










Fotos gentileza de Angel Huguet

 

Música

0
0

Para el alma


Hoy, sábado 7 de agosto, va a ofrecerse en Campo el primer concierto de todos los que van a celebrarse en la Comarca, en el marco del "Festival de la Ribagorza, XXIV Clásicos en la frontera 2021".

La demanda de entradas por el público, que quería disfrutar de este acontecimiento, muy pronto ha sobrepasado las 80 plazas disponibles por las disposiciones sanitarias, a causa del Covid. No es ninguna tragedia, lo importante es demostrar que en el pueblo hay interés por estas manifestaciones culturales, y conseguir que se repitan más a menudo. Felicidades por la iniciativa.

Hoy actuarán J.R. Company y Elena Mateo, piano y voz. Os ofrecemos algunas imágenes del público asistente, esperando que se inicie el concierto. Esperamos poder ofreceros algunas del concierto  (a ver nuestros corresponsales si han asistido...).   







Como lo habéis pasado mal este año

Previous Música
0
0

 ¡Os quedáis sin fiesta!


El 15 de agosto es el primer día de la Fiesta Mayor de Campo, mejor dicho, era. Hoy, el 16, se celebraba la festividad de San Joaquín y, además del baile, había muchas actividades,  aparte de la alegría de encontrarse con un Joaquín o Joaquina cada cuatro pasos, que amable y generosamente te invitaban a echar un vermut a su salud. El tercer día de las fiestas, un sector de la población aún tenía ganas de ir a San Blascuto, etc. aunque otros procuraban recuperarse con un buen descanso matinal para poder bailar la chinchana.

Todos sabemos lo que eran las fiestas antes y  en lo que se han convertido ahora, en nada. A mi me da pena ver que pasan estos días sin pena ni gloria. No por mi, que más bien me traen a la memoria cosas tristes, sino por la gente joven, por los niños. Es cierto que vivimos una situación excepcional y hay que ser prudentes y estar vigilantes ante los contagios de la enfermedad, pero limitarse a prohibir y eliminar no puede ser la única solución, al contrario, habría que redoblar esfuerzos para sacar adelante iniciativas valientes y nuevos proyectos, un objetivo con el que podríamos salir beneficiados todos. 


¿Tanto costaría hacer un concierto vermut en la plaza como los que se hacían antes? que igual se podría trasladar al campo de fútbol, para que hubiera más  espacio entre la gente...  ¿Se arruinaría el pueblo por hacer un pasacalle, que siempre da alegría? ¿No se podría ofrecer algún espectáculo o  la simple actuación de una rondalla de jota? ¿Los fuegos artificiales contagian mucho? Seguro que si se pide el parecer de los vecinos, se podrían conocer muchas propuestas interesantes. Se trata de conseguir que nuestra vida colectiva genere buenos y agradables recuerdos, que, seguro, nos ayudaría a vivir más felices. Me han dicho que han presentado su actuación los Titiriteros de Binéfar, eso está bien, seguro que tanto los niños como los mayores lo habrán agradecido.   

Esperemos que el año que viene todo vuelva a la normalidad y ya no tengamos estos problemas... De todos modos, de momento, y a nivel personal ¿qué nos cuesta ponernos elegantes, salir a la calle (con mascarilla) y decirnos Felices Fiestas? No sabemos lo que nos viene encima, pero más vale que nos pille predispuestos a la felicidad.

Fiestas de Campo de hace algunos años


Visitando a nuestros vecinos

0
0

 BIESCRAS - BIESCAS


Gracias a estas fotos que nos ha hecho llegar Angel Huguet, podemos contemplar el precioso paisaje que nos ofrece Biescras, con sus árboles centenarios, la iglesia románica, las pozas fluviales... La luz, el frescor, los perfumes, los ruidos, la paz, todo eso, no nos lo puede enviar, así es que se lo ha guardado para disfrutarlo con los suyos. ¡Que suerte!  Gracias. 

 











Tarde de agosto

0
0


lluviosa y con sol


Ayer, 19 de agosto, el cielo en Campo estaba encapotado, que decía el trabalenguas. Después llovió un poco, lo justo para humedecer plantas y  fachadas, y al final se descapotó y volvió a salir el sol. Un espectáculo. Gracias, Magda, por enseñárnoslo.

Fotos gentileza de Magda Blanch
 

Un sueño

0
0

 

De actualidad



Esta noche he soñado una cosa extraña, de esas que solo pasan en la imaginación.  Aquí va:

La semana pasada, me dijeron que en el local que hay al lado de casa (se ve la mitad de la puerta en la foto), en Campo, y que usamos como cuarto trastero, habían encontrado caca de ratón.  Me entró el pánico. ¿Ratones? ¡No puede ser! ¡ellos o yo! me vino a la cabeza una vez que siendo niña estaba sola en casa y me pareció oír uno. Salí corriendo al medio de la carretera y allí me planté a esperar que llegara alguien de la familia.  Pensé que era el sitio más seguro, pues los vería venir (a los ratones). Mis padres no pensaron lo mismo (respecto a la seguridad de la carretera) y me echaron una bronca.
Bueno, volviendo al sueño, decidí ir a Campo a ver cuál era el problema.  Al llegar a la altura de lo que fue el cine Cumbre, el chofer (que no se quién era) y yo nos dimos cuenta de  que algo raro pasaba. La calle San Antonio estaba llena de papeles varios, que volaban de un sitio a otro llevados por un viento de tormenta. Todo estaba sucio y a medida que avanzábamos hacia casa nos topábamos con objetos dispares que eran arrastrados de un lado a otro, provocando fuertes ruidos, que sobresaltaban. El cielo estaba poniéndose cada vez más negro y presagiaba una inminente tormenta. Con dificultad llegamos a casa, entré y, como siempre hago, subí al primer piso a mirar por la ventana. Desde allí se veía toda la calle del Ballo y el Turbón. Y, no me lo podía creer...


La calle del Ballo, que comunica a través del arco de casa con la calle San Antonio, presentaba un aspecto espectacular. En el cielo brillaba un sol estupendo sobre un azul intenso y la cantidad de gente que la ocupaba, paseaba sonriente y relajada, en plan festivo. Sonaba una música alegre y las pareja iban cogidas del brazo, mientras los niños correteaban alrededor.
Bajé corriendo a la calle y me dispuse a atravesar el arco de mi casa para ir  a la calle del Ballo y veo, para sorpresa mía, que estaba cerrado el paso. Un cartel muy cutre anunciaba "Puesto fronterizo. Control Covid". Le pregunté a un guardia con bigote que había allí:
- ¿Oiga ¿qué es esto? ¿no puedo ir a la calle el Ballo? Y, ¿quién les ha dado permiso para construir este tenderete?
- Vd. ¿qué quiere, señora? - me interrogó  a su vez el guardia, con cara de pocos amigos.
- Pues pasar a la calle el Ballo - le respondí.
- Enséñeme el pasaporte Covid - me dijo, haciéndome un gesto con la mano.
- En papel no lo llevo, pero tengo ya las dos dosis de la vacuna puestas....
- Necesito ver su pasaporte Covid... - respondió el tipo imperturbable.
- Por favor, mire Vd. lo que necesite en mi móvil, verá que ya estoy vacunada... Es que yo no se dónde está ni encuentro nada... Me lío con el teléfono... ¡Por favor! - le supliqué.
- Cuando lo tenga, vuelva. Y ahora, deje pasar, por favor, que hay gente esperando.

¡Menos mal que me he despertado!



Otra fiesta

Previous Un sueño
0
0


ENTRE AMIGOS


Hace ya algunos años  (el año pasado no, por el Covid) que participamos en la Fiesta del Coleccionismo que, con ocasión de las Fiestas de la Mercè, se celebra  en Barcelona en el pabellón Deportivo de Les Tres Xemeneies. De la buena acogida que se le ha dispensado a nuestra colección, son prueba las hueveras que cada año coleccionistas de artículos varios, expositores habituales o pertenecientes a diversas asociaciones, han tenido la amabilidad de regalarnos. De verdad, que es muy bonito encontrar personas que tienen el detalle de ofrecernos una pieza que  guardaban en su familia por un motivo especial, o  la que compraron directamente a un artesano, o la que se han tomado la molestia de pedir en un hotel para nuestra colección. Gracias a todos, de todo corazón. 


 

Palabra perdida

Previous Otra fiesta
0
0


                                   ESPERDULAIRE                                   

En Campo se llama (se llamaba, mejor dicho) esperdulaire a la persona que pierde cosas con frecuencia; vamos, que se olvida de dónde las ha dejado. Si quisiéramos utilizar un término en español que significara lo mismo, pues, que yo sepa, no lo encontraríamos. Se podría ver alguna similitud con distraído, despistado... pero no, no es exactamente lo mismo. Mucho menos acertado sería recurrir a "perdedor", o "perdedora", a no ser que se dijera "el que pierde cosas con frecuencia".  La palabra esperdulaire, de todos modos, no os molestéis en buscarla en ningún libro de aragonés, pues no la encontraréis, porque resulta que, eso sí, entre todos, la  hemos perdido. Pero existir, ha existido. 

No se si es una apreciación mía, pero pienso que en el patués, o fabla, o dialecto, en fin, en la lengua que hemos oído hablar a nuestros abuelos, se "afinaban" los términos con mucha precisión.  Cada palabra definía exactamente una situación o un estado muy determinado. Es por eso, creo yo, que aunque no hablemos la lengua de nuestros mayores, en ocasiones tenemos que recurrir a alguna de sus palabras para expresar algo concreto. Ahora, lo primero que me viene a la cabeza es "esbafau", "espingardeta", "mandián", "chupiù" ... ¡hay muchas! Las iremos recordando.

Hablando de Campo

0
0


ENTRE COLECCIONISTAS

Ayer estuvimos en la Fiesta del Coleccionismo del "Deportivo Les Tres Xemeneies" , tal como os anunciamos. Una ocasión más para hablar de la colección y de Campo. 

  



Más sobre Campo

0
0


        A la espera


Ya hace unos días que no dedico mucho tiempo a este blog, lo que quizás no os haya pasado desapercibido. Lo siento, es que el tiempo es limitado y mis energías también. Tenía ganas de confesarlo públicamente porque no me gusta decepcionar a nadie, y mucho menos a los que tenéis la amabilidad de acompañarme como seguidores del blog. Os cuento.

Estoy ultimando la preparación de los otros cuatro Cuadernos de Campo que han de completar, creo que definitivamente, esa colección. Tratarán de:

Nº. 5.- Grandes Obras y Servicios

Nº. 6.- Enfermedad, Seguridad y Política

Nº. 7.- Talento y Creatividad

Nº. 8.- Datos genealógicos

Preparar cada uno de ellos, no es que requiera gran número de horas y una documentación exhaustiva, pero ya se sabe que todo requiere una atención.

Si todo va bien, saldrán a la venta el mes de octubre. Ojalá tengan tan buena acogida como los anteriores. 

Después de terminar con ese proyecto, procuraré dedicarle más tiempo al blog... 



Tierrantona

0
0

 

Conociendo a nuestros antepasados: La tragedia familiar de los hermanos Arasanz



En esta ocasión, vamos a llegarnos hasta Tierrantona para conocer un caso curioso.  Lo publicamos hace ya un tiempo en nuestro blog Genealogía e Historias.  


Gracias a un documento titulado “Perdón de muerte”, redactado en Tierrantona en el año 1598, hemos conocido la historia que hoy vamos a contar, un drama de la vida real, que, desde luego, podría ser también el argumento de un drama escénico, pues tiene todos los ingredientes que aseguran el éxito literario y teatral: violencia, amores y otras pasiones.



Los hechos fueron los siguientes. El año 1597, un joven, llamado Jordán de Arasanz, vecino de Arasanz (Huesca), mató a su hermano Sebastián Arasanz de unas puñaladas. Hay que aclarar que eran hermanos solamente de padre. Una vez cometido el homicidio, María Torres, madre del fallecido y un sobrino suyo, Andreu de Torres, que era primo hermano del difunto, hicieron valer su derecho a pedir Justicia en calidad de familia más cercana, no para reclamar nada sino para perdonar al agresor. Así se explica en el documento original:

Eodem die et loco que nosotros María Torres y Andreu de Torres, naturales del lugar de Arro, attendientes y considerantes que por día y fiesta de Nuestra Señora de Março del año proximo passado contado del nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo de mil quinientos nobenta y siete, en el lugar de Arasanz entre Jordán de Arasanz, vezino del dicho lugar de Arasanz y Sebastián Arasanz hermanos, hijos del quondan Jordán Arasanz por parte paternal y diferentes madres, ffortuyita y desgraciadamente sucedió que dicho Jordan Arasanz a lo que se tiene por cierto, tomándole un mal que le suele tomar dio dos puñaladas al dicho Sebastián Arasanz hermano, de las quales puñaladas por haber accertado a dárselas en parte desgraciada murió, aunque el dicho Jordán Arasanz luego dello, arrepentido del casso hizo juntar los mejores barberos que pudo para curarlo y quiso Dios que no aprobechó”.

Aunque esta declaración contiene mucha información, también nos deja muchas incógnitas. ¿Qué “mal” debía ser el que solía dar a Jordán Arasanz? ¿debía ser una esquizofrenia? ¿o fue, simplemente, un ataque de celos? Pensamos que Jordán debía ser el hijo mayor del matrimonio legítimo de su padre y quizás no soportaba muy bien encontrarse cara a cara con Sebastián, el hijo que su padre había tenido con una mujer que no era su esposa. Porque el hecho de que la víctima fuera hijo ilegítimo, queda bien claro en el documento:

Y assí, atendida dicha desgracia y que para poderlo pedir por Justicia no hay parte más legítima que:
- la de mi, dicha María de Torres, por quanto el dicho quondam Sebastián Arazanz que murió de dichas heridas que desgraciadamente le dió el dicho su hermano, (era) hijo mío carnal y lo hubo de mi el dicho quondam Jordán Arasanz, padre de los dichos ermanos ex damnatu coytu
- y la de mi, dicho Andreu de Torres por quanto el dicho condan Sebastián Arasanz que murió fortuytamente de dichas eridas era primo ermano mío carnal, porque la dicha María de Torrres y mi padre eran ermanos”.


El documento que comentamos se completó con la inclusión del perdón propiamente dicho:

Por tanto, nosotros dos, María y Andreu de Torres, de grado y de nuestras ciertas sciencias juntos y de por sí en todos aquellas mejores vías, modo, forma y manera que de fuero y derecho canónico hazerlo podemos y debemos, satisfechos bien de la desgrazia y acordándonos de nuestro próximo y de lo que Dios Nuestro Señor por su santísima boca nos dixo de que no habemos de bolber mal por mal sino bien por mal, perdonamos de la muerte al dicho Jordán Arasanz y renunciamos todo el derecho e instancia y actión que sobre él podíamos por causa haber...”.

En definitiva, se trata de una fórmula muy civilizada de resarcirse de los daños sufridos a través de una indemnización, aunque ésta sólo se menciona de una manera implícita (“satisfechos bien de la desgrazia”). Probablemente, el objetivo de esta costumbre era poner fin lo más rápidamente posible a las consecuencias de un acto violento, que podía ser traumático no sólo para la familia de la víctima, sino para toda la reducida comunidad de vecinos donde los hechos se producían. Con esta idea de evitar que se viera implicado todo el entorno social, se procuraba aislar y silenciar la tragedia ocurrida y no solamente se buscaba el perdón para el que había hecho el daño, sino que se prometía mantener “paz final, silencio y callamiento perpetuo por ciento y un año y días más”.
.
(Respetamos la ortografía del texto original, que va en cursiva).

Microestudio

Previous Tierrantona
0
0

 Para muestra, basta un botón


Para hacer un pequeño estudio de la población de Campo, he tomado información de 11  personas. Este grupo está formado por mujeres nacidas en Campo en 1946 y 1947  Como no se puede dar publicidad a los datos personales de contemporáneos, las voy, o mejor dicho, nos vamos a numerar (porque también me incluyo yo) del 1 al 11, y no daré nombres. 

El objetivo de este trabajo es saber hasta que punto existen lazos de parentesco en un núcleo poblacional tan reducido como el nuestro, además de alguna que otra curiosidad. Como no he podido completar las secuencias genealógicas de mis compañeras y tengo muchas lagunas en la identificación de sus antepasados, los resultados que ofrezco son aproximativos, aunque espero que no del todo inútiles.  Estos son algunos de los resultados: 

.Progenitores:

- 7 de las personas estudiadas (1, 2, 3, 6, 7, 10 y 11)  tienen a sus progenitores (padre y madre) nacidos los dos en Campo.  Con padre o madre llegados de otro lugar, hay tres (2 padres y una madre: 4, 5 y 8). Los dos progenitores nacidos en otro lugar, solo se da en un caso (9).

El lugar de procedencia de los cinco progenitores que se casaron en Campo, es: Foradada del Toscar (se menciona en los escritos: Foradada, Navarri, Villa Alta y Senz). 

- Los padres de tres de las amigas consultadas (1, 2 y 3 ), eran agricultores o ganaderos. El resto de padres (nueve en total)  desempeñaban un oficio o ejercían una actividad comercial.

Hermanos:

- 4 encuestadas (1, 5, 6 y  7) son hijas únicas.

- 4 tenían un hermano mayor (2, 3, 4 y 10). 

- Además de estas cuatro  chicas que tenían un hermano mayor, hubo una de ellas que tuvo una hermana (9), otra tuvo dos (5) y una tercera tres hermanos  (11).

- Al día de hoy, han fallecido ya siete de estos hermanos y hermanas.

Protagonistas del estudio:

 - 3 de las 11  personas estudiadas son primas hermanas (1, 2 y 3). Sus madres eran hermanas.

- 2 de las encuestadas son primas segundas (10 y 11).

- Cuatro de ellas se casaron con jóvenes de Campo (tres) y una con un chico de Belvedé, y seis con chicos de fuera. 

 Familia numerosa: de las que se quedaron en Campo,  tres de ellas tuvieron  tres hijos (1, 4, 9). 

- Cuatro de las encuestadas han tenido un único hijo/a (5, 6, 8 y 10).

-  y tres de ellas, dos hijos/as (3, 7 y 11).

Curiosidades:

- Hay cuatro Pilis y tres Josefinas. De estas siete, cinco de ellas eran hijas de padre y madre de Campo. 

- Curiosamente, solo una de las madres de las 11 encuestadas se llamaba Josefina (ninguna Pilar). Los nombres de las otras madres eran: Asunción, Severina, Piedad, María (tres de ellas), Natividad,  Encarna, Ramona y Victoria. Más variados. 


Apellidos.

Los apellido que se repiten con más frecuencia en los once estudios genealógicos son:

- LAENCUENTRA, lo llevan 11, es decir, todas las encuestadas.

- LARRAMONA, once también.

. GALINDO, nueve.

- FRANCO, nueve.

- MUR, nueve.

- BALLARÍN, nueve.

- PEYRED, ocho.

- ABAD, ocho.

- AVENTÍN, siete.

- CANALES, siete.

Les siguen:

LANAU, PALLARUELO, COSTA, CASTILLÓN, CASTÁN, AUSET... 



De la pandilla, cinco amigas llaman a la amapola ababol y 6 amapola, pero como me olvidé de anotar quién utilizaba uno u otro término, completaremos la información en este blog, en otra entrada...


Campo en Barcelona

Previous Microestudio
0
0

 

CELEBRANDO ESTAR JUNTOS

Gracias a la amabilidad de Rosalía Morancho Canales, tenemos  toda la información posible de la primera cena que se  hizo en Barcelona, para reunir a los paisanos que vivían en la ciudad condal. Era el año 1987. Os vamos a mostrar, en primer lugar, la crónica que se hizo entonces sobre la fiesta.

Sentados: Rosalía Morancho y Joaquín Ballarín. De pie: Pepe Garanto y Antonio Puente, marido  de Rosalía.


MUJERES Y HOMBRES DE CAMPO CENAN JUNTOS EN BARCELONA

El sábado pasado, día 21, celebraron una cena en el típico restaurante de La Font del Gat, 186 personas pertenecientes a familias de la villa oscense de Campo, residentes en Barcelona, y en algunas otras poblaciones de Cataluña.

La organización estuvo a cargo de Rosalía de Botiguero, Joaquín de Sermo y Pepe de la Caseta.

El acto tuvo como objeto compartir unas horas de camaradería y  confraternidad, recordando la niñez, la adolescencia, la juventud y antiguas andanzas, ya que, aunque nacidos en la misma población,  enraizados muchos de ellos en Cataluña, se hallan muy diseminados en esta gran urbe y su ocupación profesional les impide  relacionarse habitualmente.

Se dio el caso singular de que la familia Fortuño/Bellera se desplazó de Campo a Barcelona para participar de la cena.

Digna de admiración y afecto resultó la presencia de doña Carmen Sin, que a sus 77 años se sintió "reina por un día" acompañada de sus hijas, yernos, nieto, familiares, amigos y paisanos.

Después de los efusivos saludos, que duraron largo rato, se inició el acto gastronómico, amenizado por una orquesta que comenzó su primera intervención con aquello de "Baixan per la Font del Gat...".

La cena transcurrió con mucha animación, tertulias, charradetas, cordialidad, ambiente festivo y familiar, propio del pueblo de Campo.


Una rondalla se encargó de deleitarnos con su repertorio jotero largamente aplaudido y muy en especial la intervención de Carmen Cortés, de Huesca.

Algunas malas llenguas campenses van di que solo mos faltaba una chugada a las birllas en la Pllaza de Caigüila.

Nos ilusiona redactar y publicar este eco de sociedad, porque creemos que acontecimientos de esta naturaleza deberían prodigarse más asiduamente, estrechando los lazos de amistad y unión tan necesarios en nuestros días.

Citaremos a continuación no los nombres de los comensales, cuya lista sería interminable, sino la nominación de sus casas nativas, cuyo apelativo consideramos más entrañablemente vinculado a nuestra tierra. Estas son:

Botiguero                                           Sermo

Josefina Mercedes                            Aventín 

Toñomaría                                         Chandoz

Bienvenido                                        Collada

Pilar del Santo                                  Casero

Pepeta Catalina                                 Longán

Santorromán                                      El Rubio

Frenne                                               Jacinta

Zazurca                                             Caietano

Calderero                                          La Filomena

Gradiello                                            Rivera

La Caseta                                          Perrotores

Bellera                                               Mercedes

Toñorroy                                            La Catalana  

Serena                                              El Barato

La Modista                                        L´Estanco

Galindro                                            La Filomena

Melchor                                             Monchías

Francheta                                         Latorre

Aguilá                                               Gonzalo 

Santigosas                                       Miranda

Boya                                                Pepé

Gil                                                    Chandegüell

Petra                                                Perico Aventín

Roy                                                  Ministro

Sesé                                                La Rafela

Vítor                                                 El Paco

Julio                                                 Ancheleta

Fidel                                                Peperroy  

Cambra                                           El Fovano

José                                                El Torrau

                                                        Elías

Cuan tots estaban ben fartos de comé y bebé, van repartí 500 exquisitas tortetas blancas y negras, elaboradas con ilusión y por encargo, de la mano de Elvira Botiguero y sus ayudantes, traidas expresamente para este acto, con las que mos van chupá los dedos. Algunas de ellas, fueron reservadas para la abueleta María de Vilas y entregadas personalmente en su domicilio, con la consiguiente ilusión.


Como quiera que el acontecimiento resultó un éxito, gracias a la inmejorable disposición de sus organizadores, a quienes felicitamos por tan genial idea, se hizo público el nombramiento de una comisión organizadora para el próximo año, que es la siguiente:

Alicia Mascaray Sin. Pili Ballarín Canales. Loli Ballarín Morancho.

Bienvenido Mur Puyalto. Fidel Blanch Castell. José Manuel Bellera Santorromán.

Tras un largo baile, el final no podía ser otro que el típico baile de la chinchana, orquestado de la mano de Antonio Mur Adillón  (para nosotros Antonio Galindro).

Y cuando a las tres de la madrugada todo se daba por terminado, sonó la templada voz de Rosalía Morancho Canales (recordad aquello de.. el que tuvo, retuvo...) que nos obsequió con el cante de dos bonitas jotas, recogiendo merecidísimos aplausos.

Barcelona, 22 de febrero de 1987

     

Al aire libre

0
0

DISFRUTANDO del PAISAJE  y de los ROVELLONS
 








(Fotos de Angeles, Rober y Eli)




Latest Images